lunes, 16 de marzo de 2020

#QuédateEnCasa

Este año nos ha tocado vivir una Cuaresma especial, sin cultos externos, sin manifestaciones de religiosidad popular, pero seguimos el camino hacia la Pascua y en la esquina que menos esperemos se nos exponen en humilde besapiés un olvidado Cristo roto.

La crisis sanitaria que padecemos nos ha confinado en casa. Algo insólito para todos nosotros. Una inigualable ocasión, para que todos los creyentes, con el gesto fraterno de acercarse a Jesús, iniciemos el camino que significa el tiempo cuaresmal, afianzando nuestro propósito de conversión, nuestra intención de oración y nuestra firme apuesta de verdadera y sincera caridad hacia nuestros hermanos.

Nos han dicho #QuédateEnCasa. Pero pensemos que este lema con la que nos quieren proteger no sirve para los 35.000 sintecho de España.

Las personas sin hogar no pueden ejercer de héroes para mitigar la expansión de la pandemia del Covid-19, ya que no pueden quedarse en casa y son muy vulnerables al contagio por sus condiciones de vida, su estado de salud y sus carencias.

A todos nos puede resultar habitual slgunos de ellos. Ninguno, está claro, responde al perfil de lo que nos han aconsejado para evitar la expansión xe la pandemua causada por el coronavirus. Ni se lava las manos a menudo, ni se queda en casa porque, simplemente, no tiene hogar.

Así, mientras que las autoridades piden que los ciudadanos permanezcamos en nuestras casas para cuidarnos de nosotros mismos y para paliar una rápida y más amplia propagación del coronavirus, mientras  que se nos hace una llamada al heroísmo, consiste en lavarse las manos, en quedarse en casa y en protegerse uno mismo para proteger al conjunto de la ciudadanía, ellos siguen olvidados en esas esquinas en sus humildes besapiés.

¿Qué ocurre con esos cristos rotos que no tienen un hogar? ¿Qué pensarán esos cristos sintecho sobre esos eslóganes que nos mandan para combatir el Covid-19?

Durante el día, mendigan en los semáforos y a las puertas de iglesias. Cuando llega la noche, se guarecen entre cartones y mantas para dormir en soportales y cualquier lugar resguardado del frío. Si tienen suerte comeran caliente y apretujados en alguno de los comedores sociales. La necesidad y el hambre no conoce la distancia de seguridad de un metro que recomiendan las autoridades sanitarias.

Pensemos en los afortunados que somos y levantemos nuestra voz para que ellos sean también protegidos.



sábado, 14 de marzo de 2020

Jesús nos da el agua de la vida


La Cuaresma este año se está convirtiendo en un penoso camino dominado por el miedo al ritmo de las noticias y de las medidas que se toman contra el contagio del virus. Los creyentes compartimos las mismas preocupaciones de nuestros vecinos y tratamos de mantener nuestra fe y esperanza en el Señor de la vida. Tomamos las precauciones recomendadas por nuestras autoridades e intentamos hacer presente el amor cristiano para con todos los necesitados de nuestra ayuda. De esta manera somos fieles a los compromisos de nuestro bautismo, compromisos que renovaremos en la Vigilia Pascual.
La Cuaresma ha tenido siempre esta dimensión catequética centrada en el bautismo, como sacramento que nos sumerge en el misterio de la muerte y resurrección de Cristo. El bautismo sellaba un encuentro con Cristo, un encuentro que cambia la vida. La persona afortunada  de este domingo no tiene nombre, es simplemente una mujer samaritana, una pagana (Jn 4,5-42). A través de la revelación progresiva de la persona de Jesús, llega a la fe, que hará de ella una misionera en su tierra. El cristiano es un discípulo misionero.
Todo comienza con la irrupción de Jesús en su vida que va a producir un profundo remolino en el interior de aquella mujer. Ella se va a descubrir como un ser sediento, como la generación del desierto (Ex 17,3-7). Experimenta una sed, que hace que todos los días tenga que ir a buscar agua al pozo y que su sed nunca esté saciada. Al escuchar la promesa de un agua viva, su corazón se abre y ve la realidad de su propia existencia. Una vida sedienta de amor, que ha ido consumiendo maridos y ahora vive con uno que no es su marido. Es decir, ha ido pasando a través de diversas experiencias religiosas, alejadas de la verdadera fe.
En el diálogo, descubre que Jesús es un profeta y eso hace que su corazón se abra y dé el salto a la trascendencia, pero ¿dónde encontrar a Dios? ¿Dónde darle culto? Las contradicciones de las opiniones humanas crean una desorientación profunda. Jesús va a ayudarle a ver claro. Dios es Espíritu y hay que adorarlo en Espíritu y verdad. La cuestión ya no es “dónde” sino “cómo”. La sed de nuestra existencia tan sólo puede ser saciada por el Espíritu, que ha derramado en nuestros corazones el amor mismo de Dios (Rm 5,1-2.5-8).
También ella esperaba la venida del Mesías, del Cristo, que lo aclararía todo. Su sorpresa es mayúscula cuando Jesús se presenta como el Mesías esperado. De pronto su vida cambia. Deja el cántaro y se convierte en misionera para su pueblo. Cuando se ha vivido una gran alegría, uno siente necesidad de contárselo a los demás.
Sus paisanos no quieren perderse la oportunidad de encontrarse con el Mesías. Van donde Jesús y lo invitan a quedarse con ellos. También ellos van a creer en Jesús, unos a causa del testimonio dado por la samaritana, otros porque han hecho ellos mismos la experiencia. Ya no sólo han oído hablar de Él sino que han podido escucharlo directamente y descubrir que es el Salvador del mundo. Que nuestro encuentro con Jesús en la eucaristía produzca un verdadero cambio en nuestra manera de vivir y nos convirtamos en anunciadores de la buena noticia de Jesús.

viernes, 13 de marzo de 2020

Beber, creer, comulgar...



Beber, creer, comulgar…
Torturado por la sed, el pueblo de Israel  murmuró en el desierto contra Moisés, diciendo: Danos agua de beber. 
Has oído también que una mujer de Samaria llega al manantial de Jacob para llenar su cántaro de agua.
Allí, sentado sobre el manantial y agotado del camino, está Jesús.
Jesús dice a la mujer: Dame de beber.
Si te pareció natural la sed de Israel  en el desierto, y te pareció cotidiano el camino de la samaritana a la fuente en busca de un agua necesaria para vivir, no te asombre la sed de Jesús, ahora insinuada, mañana gritada en el cruz, pues él lleva en la fragilidad de su cuerpo la sed de Israel, la de la mujer samaritana, la tuya, la mía, la de la humanidad entera, también la de Dios.
Un día sabrás que, en su cuerpo agotado, Jesús lleva el sufrimiento del mundo: el hambre, la sed, la desnudez, la soledad de los pequeños de la humanidad: “Tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed y no me disteis de beber…”.
Y sabrás también –lo aprenderás con la samaritana- que, en aquel hombre agotado del camino –en aquel crucificado que, a gritos, va diciendo su sed-, Dios mismo se ha hecho fuente de agua viva para todos los sedientos.
En darnos como nos dio esa fuente, “en darnos como nos dio a su Hijo”, a la Roca no le queda más agua que dar, a Dios nada más le queda con que pueda apagar nuestra sed. Y así, dándose, encarnándose, entregándolo todo por amor, ha dejado patente, ha puesto a la vista de todos, que también él, el Dios del cielo y de la tierra, padece de ausencia, que también él tiene sed: sed de Israel, su pueblo; sed de aquella samaritana sin marido; sed de ti, de mí, de la humanidad entera. 
Si la encarnación ya te revelaba, Iglesia samaritana, el misterio de la sed de Dios, la pasión te lo desvelará gritado desde lo alto de la cruz: Tengo sed.
El que padece nuestra sed, tiene también sed de nosotros.
Y éste es, samaritana,  el misterio de tu eucaristía de hoy: te acercas al “don de Dios”, a la fuente de agua viva; te acercas y escuchas; te acercas y comulgas; te acercas y bebes.
Bebiendo, apagas tu sed, y el agua que recibes, ese Hijo que se te da, el Espíritu que se te comunica, se convierte dentro de ti “en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna”.
Bebiendo, creyendo, apagas también la sed que Jesús tiene de ti: tú recibes lo que necesitas y él se queda con lo que ama.
Bebiendo, creyendo, comulgando, aprendes a mitigar en los pobres la sed de tu Señor.
Feliz domingo, Iglesia amada de Dios.

Fr. Santiago Agrelo
Arzobispo emérito de Tánger

viernes, 6 de marzo de 2020

Una humanidad tránsida de luz



La vida de Jesús, la de los pobres, se enfrenta a la oscuridad de la muerte.
Sobre él, sobre ellos, se cierne el horror del abandono en que los deja Dios, del sinsentido al que los entrega la razón, del infierno que es sinsentido y abandono intuidos como eternos.
No sé si por comunión con Jesús, no sé si por comunión con los pobres, también nosotros bajamos al infierno, caminamos a tientas en el sinsentido, experimentamos la angustia del abandono.
Con Jesús, con los pobres, también nosotros decimos: “Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas. Que no triunfen de nosotros nuestros enemigos. Sálvanos de todos nuestros peligros”.
Pisoteados por la justicia, condenados por los poderosos, crucificados por la indiferencia de todos, Jesús y los pobres, Jesús y la Iglesia que es su cuerpo, tú y yo, necesitamos una promesa divina a la que abrazarnos en el naufragio de la vida, una luz por la que guiarnos en la oscuridad de la noche.
Necesitamos entrar en el misterio de nuestra existencia, ir más allá de la piel que nos protege, ver más allá de lo que se ve, entrar más allá de nuestra propia intimidad. 
Necesitamos saber quién es Jesús, cuál es la esperanza reservada a los pobres, cuál es el destino del cuerpo de Cristo que es la Iglesia.
Necesitamos saber para no morir de soledad.
Hoy, a sus pobres, a su Iglesia, Jesús nos toma consigo y nos lleva aparte a ‘su montaña alta’, a su humanidad resucitada, y nos la hace contemplar atravesada por la luz de Dios.
Entonces escuchamos las palabras de la revelación. Se dicen para Abrahán, para Jesús, para los pobres, para la Iglesia, para cada uno de nosotros: 
Haré de ti un gran pueblo, te bendeciréCon tu nombre se bendecirán todas las familias del mundo”. 
Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto”.
A la luz de la fe, vemos y escuchamos. 
A la luz de la fe, contemplamos y aprendemos.
Más aún, comulgando con ese Hijo amado, con el predilecto, comulgamos la luz de su resurrección, comulgamos la certeza de ser con él bendición para todas las familias del mundo. 
Comulgando con ese Hijo, hemos aprendido a decir: «¡Padre!», y la memoria de su ternura y su misericordia se ha quedado para siempre en el secreto de nuestro corazón. 
Comulgando con Cristo resucitado, llenamos de esperanza el cuenco de nuestros días.
Y soñamos con poner luz en la vida de los pobres, poner ternura en la soledad de sus caminos,  poner en sus manos el pan que necesitan, alimentar la esperanza en sus corazones, dejarles la certeza de que son amados, de que son como Jesús predilectos de Dios, de que son como nosotros hijos my amados de Dios.
Feliz domingo a todos los que soñáis una humanidad transfigurada, resucitada.

Fr. Santiago Agrelo
Arzobispo emérito de Tánger

lunes, 2 de marzo de 2020

LA CUARESMA


Te animamos a realizar esta sopa de letras y te facilitamos pistas para poder resolverla
con las frases incompletas que te dejamos. 

La solución puedes encontrarla entrando en la pestaña de la sección Oratorio de nuestra página o accediendo directamente a la misma pulsando este ENLACE

¿Vivimos lo que rezamos?





viernes, 28 de febrero de 2020

No solo de pan vive el hombre

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA 2020

El mensaje del papa Francisco para la cuaresma de este año, lleva por título,“«En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios» (2 Co 5,20)”, texto usado el Miércoles de Ceniza. Desde comienzo de la cuaresma miramos hacia la meta a la que caminamos, el Misterio Pascual de la muerte y resurrección de Cristo. Es este misterio el fundamento de nuestra conversión, delreorientar constantemente nuestra vida hacia Cristo. Para lograr esa transformación el papa propone precisamente el contemplar “los brazos abiertos del crucificado” para “ mirar y llegar a tocar con fe la carne de Cristo en tantas personas que sufren”.
En el primer domingo de cuaresma contemplamos la creación y el pecado que distorsionó el proyecto original de Dios (Gen 2, 7-9; 3, 1-7). Con Cristo el hombre es redimido y hecho nueva criatura, pero sigue expuesto a la tentación y tiene que vencerla como hizo Jesús (Rom 5, 12-19).
Jesús, al comienzo de su vida pública, tuvo que hacer una opción radical entre los valores del Reino que estaba despuntando y los valores del viejo mundo caduco del pecado que nos siguen seduciendo a todos (Mat 4, 1-11). El mundo nos sigue ofreciendo como sentido de la vida una especie de mesianismo terreno político. Es la tentación de crear una sociedad de espaldas a Dios en la que el “pan y espectáculos” lleva a adorar al dios de este mundo con la promesa de tenerlo todo. A Jesús, no sólo el maligno, sino también sus contemporáneos, incluso sus discípulos,  el propusieron un camino, lleno de éxitos espectaculares, pero lo rechazó. A la gente no se la salva mediante la seducción, sino  haciendo que se abra a la voluntad del Padre. Fue lo que siempre hizo Jesús.
Jesús tomó la opción de ser un Mesías sufriente, que terminaría en la cruz por fidelidad al Reino y a sus hermanos necesitados de salvación. Tan sólo descubriendo las necesidades profundas de la persona, que no vive sólo de pan, y aceptando una vida sin milagros se puede permanecer fiel a Dios y a su Reino.
En ese discernimiento que Jesús tuvo que hacer, encontró su norte en la Palabra de Dios. La Escritura es el libro del discernimiento porque denuncia los falsos mesianismos, las falsas ofertas de salvación barata y nos muestra la manera de actuar de Dios, de salvar a su pueblo.
A lo largo de la cuaresma tenemos que rehacer la imagen de Dios en nosotros, deformada por el pecado. Para ello tenemos que tener fijos los ojos en Cristo, imagen verdadera del Padre. La victoria de Cristo sobre el mal es la promesa y garantía de nuestra propia victoria. También un día nosotros triunfaremos totalmente sobre el pecado. No estamos solos en esta lucha contra la seducción del mal. Cristo está a nuestro lado y Él ha vencido ya el mundo. La victoria que vence al mundo es nuestra fe.
Mientras estamos en camino experimentaremos las tentaciones e incluso las caídas. Lo importante es no abandonar el camino que es Cristo. Con Él un día venceremos. En la celebración de la eucaristía actualizamos la victoria de Cristo y la hacemos nuestra de manera que nos disponemos a seguir combatiendo para vencer también nosotros el pecado.

Cuaresma 2020. Mensaje del Papa Francisco



El Vaticano difundió el pasado lunes 24 de febrero el mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de este año 2020.
En su mensaje, que lleva por título “En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios”, inspirado en la Segunda Carta a los Corintios, el Pontífice invita a escuchar el Misterio Pascual, aprovechar la invitación de Cristo a la conversión y a entrar en diálogo con Dios.
“Es saludable contemplar más a fondo el Misterio pascual, por el que hemos recibido la misericordia de Dios. La experiencia de la misericordia, efectivamente, es posible sólo en un ‘cara a cara’ con el Señor crucificado y resucitado ‘que me amó y se entregó por mí’. Un diálogo de corazón a corazón, de amigo a amigo. Por eso la oración es tan importante en el tiempo cuaresmal”.
A continuación, el texto completo del mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2020:
«En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios» (2 Co 5,20)
Queridos hermanos y hermanas:
El Señor nos vuelve a conceder este año un tiempo propicio para prepararnos a celebrar con el corazón renovado el gran Misterio de la muerte y resurrección de Jesús, fundamento de la vida cristiana personal y comunitaria.
Debemos volver continuamente a este Misterio, con la mente y con el corazón. De hecho, este Misterio no deja de crecer en nosotros en la medida en que nos dejamos involucrar por su dinamismo espiritual y lo abrazamos, respondiendo de modo libre y generoso.
1. El Misterio pascual, fundamento de la conversión
La alegría del cristiano brota de la escucha y de la aceptación de la Buena Noticia de la muerte y resurrección de Jesús: el kerygma. En este se resume el Misterio de un amor «tan real, tan verdadero, tan concreto, que nos ofrece una relación llena de diálogo sincero y fecundo» (Exhort. ap. Christus vivit, 117).
Quien cree en este anuncio rechaza la mentira de pensar que somos nosotros quienes damos origen a nuestra vida, mientras que en realidad nace del amor de Dios Padre, de su voluntad de dar la vida en abundancia (cf. Jn 10,10).
En cambio, si preferimos escuchar la voz persuasiva del «padre de la mentira» (cf. Jn 8,45) corremos el riesgo de hundirnos en el abismo del sinsentido, experimentando el infierno ya aquí en la tierra, como lamentablemente nos testimonian muchos hechos dramáticos de la experiencia humana personal y colectiva.
Por eso, en esta Cuaresma 2020 quisiera dirigir a todos y cada uno de los cristianos lo que ya escribí a los jóvenes en la Exhortación apostólica Christus vivit: «Mira los brazos abiertos de Cristo crucificado, déjate salvar una y otra vez.
Y cuando te acerques a confesar tus pecados, cree firmemente en su misericordia que te libera de la culpa. Contempla su sangre derramada con tanto cariño y déjate purificar por ella. Así podrás renacer, una y otra vez» (n. 123).
La Pascua de Jesús no es un acontecimiento del pasado: por el poder del Espíritu Santo es siempre actual y nos permite mirar y tocar con fe la carne de Cristo en tantas personas que sufren.
2. Urgencia de conversión
Es saludable contemplar más a fondo el Misterio pascual, por el que hemos recibido la misericordia de Dios. La experiencia de la misericordia, efectivamente, es posible sólo en un «cara a cara» con el Señor crucificado y resucitado «que me amó y se entregó por mí» (Ga 2,20). Un diálogo de corazón a corazón, de amigo a amigo.
Por eso la oración es tan importante en el tiempo cuaresmal. Más que un deber, nos muestra la necesidad de corresponder al amor de Dios, que siempre nos precede y nos sostiene. De hecho, el cristiano reza con la conciencia de ser amado sin merecerlo. La oración puede asumir formas distintas, pero lo que verdaderamente cuenta a los ojos de Dios es que penetre dentro de nosotros, hasta llegar a tocar la dureza de nuestro corazón, para convertirlo cada vez más al Señor y a su voluntad.
Así pues, en este tiempo favorable, dejémonos guiar como Israel en el desierto (cf. Os 2,16), a fin de poder escuchar finalmente la voz de nuestro Esposo, para que resuene en nosotros con mayor profundidad y disponibilidad.
Cuanto más nos dejemos fascinar por su Palabra, más lograremos experimentar su misericordia gratuita hacia nosotros. No dejemos pasar en vano este tiempo de gracia, con la ilusión presuntuosa de que somos nosotros los que decidimos el tiempo y el modo de nuestra conversión a Él.
3. La apasionada voluntad de Dios de dialogar con sus hijos
El hecho de que el Señor nos ofrezca una vez más un tiempo favorable para nuestra conversión nunca debemos darlo por supuesto. Esta nueva oportunidad debería suscitar en nosotros un sentido de reconocimiento y sacudir nuestra modorra.
A pesar de la presencia —a veces dramática— del mal en nuestra vida, al igual que en la vida de la Iglesia y del mundo, este espacio que se nos ofrece para un cambio de rumbo manifiesta la voluntad tenaz de Dios de no interrumpir el diálogo de salvación con nosotros.
En Jesús crucificado, a quien «Dios hizo pecado en favor nuestro» (2 Co 5,21), ha llegado esta voluntad hasta el punto de hacer recaer sobre su Hijo todos nuestros pecados, hasta “poner a Dios contra Dios”, como dijo el papa Benedicto XVI (cf. Enc. Deus caritas est, 12). En efecto, Dios ama también a sus enemigos (cf. Mt 5,43-48).
El diálogo que Dios quiere entablar con todo hombre, mediante el Misterio pascual de su Hijo, no es como el que se atribuye a los atenienses, los cuales «no se ocupaban en otra cosa que en decir o en oír la última novedad» (Hch 17,21).
Este tipo de charlatanería, dictado por una curiosidad vacía y superficial, caracteriza la mundanidad de todos los tiempos, y en nuestros días puede insinuarse también en un uso engañoso de los medios de comunicación.

C


4. Una riqueza para compartir, no para acumular sólo para sí mismo
Poner el Misterio pascual en el centro de la vida significa sentir compasión por las llagas de Cristo crucificado presentes en las numerosas víctimas inocentes de las guerras, de los abusos contra la vida tanto del no nacido como del anciano, de las múltiples formas de violencia, de los desastres medioambientales, de la distribución injusta de los bienes de la tierra, de la trata de personas en todas sus formas y de la sed desenfrenada de ganancias, que es una forma de idolatría.
Hoy sigue siendo importante recordar a los hombres y mujeres de buena voluntad que deben compartir sus bienes con los más necesitados mediante la limosna, como forma de participación personal en la construcción de un mundo más justo.
Compartir con caridad hace al hombre más humano, mientras que acumular conlleva el riesgo de que se embrutezca, ya que se cierra en su propio egoísmo. Podemos y debemos ir incluso más allá, considerando las dimensiones estructurales de la economía.
Por este motivo, en la Cuaresma de 2020, del 26 al 28 de marzo, he convocado en Asís a los jóvenes economistas, empresarios y change-makers, con el objetivo de contribuir a diseñar una economía más justa e inclusiva que la actual. Como ha repetido muchas veces el magisterio de la Iglesia, la política es una forma eminente de caridad (cf. Pío XI, Discurso a la FUCI, 18 diciembre 1927). También lo será el ocuparse de la economía con este mismo espíritu evangélico, que es el espíritu de las Bienaventuranzas
Invoco la intercesión de la Bienaventurada Virgen María sobre la próxima Cuaresma, para que escuchemos el llamado a dejarnos reconciliar con Dios, fijemos la mirada del corazón en el Misterio pascual y nos convirtamos a un diálogo abierto y sincero con el Señor. De este modo podremos ser lo que Cristo dice de sus discípulos: sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-14).
FRANCISCO
Roma, junto a San Juan de Letrán, 7 de octubre de 2019

viernes, 3 de enero de 2020

Caminar y dar frutos



Con el misterio de Navidad se nos ha hecho de nuevo el regalo de poder volver a lo esencial de nuestra fe, a aquello que no debemos olvidar nunca, a aquello que debe marcar nuestra vida y ayudarnos a situar las demás verdades de la fe que profesamos.

Ojalá hayáis podido experimentar que realmente se trata del misterio de la cercanía de Dios, una cercanía amorosa, llena de ternura y de misericordia.

El papa Francisco invita a la Iglesia a salir al encuentro del mundo, sobre todo de los pobres. Para ello ha indicado los pasos del camino de seguir, inspirándose en el actuar de Dios manifestado en Jesús.

Dios se hace carne, asume nuestra fragilidad y pone su tienda entre nosotros (Jn 1,18). Así puede caminar con nosotros. También la Iglesia “camina” con el mundo. La Iglesia no sólo es la casa de Dios, sino que es también la tienda que se puede plantar y alzar para acompañar al mundo en su peregrinación. 

Caminando al compás del mundo, la Iglesia debe “fructificar”, dar los frutos del Espíritu de Dios. No puede ser una higuera estéril que merezca ser cortada porque ocupa un lugar inútilmente. Y cuando se produzcan y recojan los frutos hay que “festejar”, como debemos hacer en Navidad. Jesús es el fruto del Padre, pero  también de la humanidad que lo acoge en María.

La cercanía de la Iglesia a los hombres, sobre todo a los más pobres, manifiesta esa cercanía de Dios. Dios entrando en nuestro mundo no ha perdido su gloria, al contrario. La gloria de Dios se ha revelado en Jesús, lleno de gracia y de verdad. “La gloria de Dios es el hombre viviente, y la vida del hombre es la visión de Dios” (San Ireneo). Gracias a la encarnación, la Palabra de Dios se hace visible y podemos ver a Dios. Podemos ver a Dios en todas las criaturas y en la historia humana, que es historia de salvación. Dios mismo sigue haciendo la Historia  a través de nuestras pequeñas historias.

Dios ha querido habitar con los hombres (Eclo 24,1-4.12-16). Dios hubiera podido vivir en su espléndido aislamiento trinitario en el que no carecía de nada. Sin embargo ha querido convivir con nosotros para asociarnos a su vida divina. Y para ello ha creado la comunión y convivencia más íntima que se puede uno imaginar. Se ha inspirado en la comunión de amor de Padre e Hijo y ha querido que todos nosotros fuéramos también sus hijos en el Hijo (Ef 1,3-6.15-18). Ese plan de salvación existe desde antes de la creación del mundo. Ni tan siquiera el pecado y el rechazo del hombre lo han podido anular. El hombre sigue llamado a participar de la vida misma de Dios, de su amor, de su santidad. No se trata de una santidad de separación de lo profano, sino al contrario de una santidad que se traduce en el amor a todo lo creado.

El hombre descubre esa llamada a vivir en relación con Dios cuando entra en el profundo de su ser, yendo más allá de la banalidad y la dispersión de la vida cotidiana inauténtica en la que vivimos manipulados desde el exterior. Cuando uno en el silencio y en la reverencia de lo sagrado entra en su santuario interior del corazón, descubre no sólo que allí está Dios sino que su ser de hombre está creado a imagen de Dios. Descubre que los deseos infinitos de felicidad que existen en su corazón sólo se pueden satisfacer con el encuentro personal con alguien que nos ama incondicionalmente desde toda la eternidad y por eso nos ha traído a la existencia. El misterio de la encarnación es el misterio de nuestra divinización. En la celebración de la Eucaristía demos gracias a Dios Padre que nos ha hecho hijos suyos en el Hijo.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *