lunes, 30 de diciembre de 2019

Feliz Navidad hermanos

“Cuando un silencio todo lo envolvía, y la noche estaba a la mitad de su carrera tu Palabra omnipotente, Señor, se abalanzó a una tierra condenada al exterminio” (Sab 18,14-15).

Siempre nos volverá a conmover que en un silencio que nos envuelve, haya una palabra que rompa su mutismo, y que en una tierra rota y enfrentada esa palabra encienda una luz capaz de alumbrar, reconciliada, todos los caminos.
Así es la Navidad, siempre igual y siempre en trance de reestreno. Por eso, además de engalanar nuestras calles y poner guirnaldas de color en nuestro entrecejo, sabemos que hay un porqué, que hay un por quién en estas fiestas que nos llenan de alegría y esperanza. Un porqué y un por quién que tiene nombre, que logran encender de nuevo la humilde luz de Dios que nos alumbra sin deslumbrar, que nos abraza sin posesión, que nos acompaña con paciencia y discreción.
Porque la luz que el Señor encendió necesita de candeleros de hoy en donde luzca, y la gracia que nos regala precisa de manos de ahora que la repartan. Es la Navidad continua, la que no tiene guirnaldas, la que nunca caduca, pero que llena de paz y bien cada carencia y cada entraña.
Como hiciera el mismo San Francisco de Asís con aquel primer belén viviente, deseo que la Navidad sea abrazo de Dios a nuestra vida, iluminación de nuestras oscuridades y salvación de nuestros callejones sin salida. El pregón de Navidad es al mismo tiempo un pregón de novedad. Que esta santa Navidad cristiana nos llegue como el anuncio nuevo de la Buena Noticia que por venir de Dios nunca se gasta. Dios sea con nosotros en su Madre bendita.

sábado, 21 de diciembre de 2019

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO 2019

LLegamos en la liturgia de la Iglesia al último Domingo del Adviento ya próxima la celebración de la Navidad de Nuestro Señor Jesucristo un año más. Cada año la Iglesia propone con el Adviento preparse y esto no es una repetición de actos o ritos si no que es la renovación del que espera, del que
espera vencer en sus vidas todo lo que va inmovilizando, todo lo que nos hace vivir en una rutina sin alegría. Por eso cada año el Adviento es nuevo, significa una nueva esperanza en cada uno que llena el
corazón de alegría. Esperanza de renovarse cada día de convertir los corazones rotos en corazones llenos de esperanza, siendo como dice San Francisco en su oración de la paz "instrumentos" de esa esperanza y pongamos "donde haya desesperación esperanza" y "donde haya tristeza alegría".

Esta esperanza del Adviento nuestro nos llena de alegría por Aquel que viene, Aquél que llega a sanar nuestros corazones, Aquel que viene a salvarnos y llenarnos de esperanza. Esta es la palabra que
define el ADVIENTO, la esperanza y la alegría que tiene su culmen con el nacimiento de Jesús que celebramos cada Navidad.

Que la fe, la esperanza y la caridad, vaya permitiendonos abrir nuestro corazón a Dios, y acercarnos al Misterio de la Encarnación con humildad, pues el ANUNCIO de la Buena Noticia no es
algo de un día sino una PREPARACIÓN que Dios ha realizado desde siempre. Y por eso el acontecimiento de la Encarnación es obra de un proceso histórico que necesitó de la libertad humana para llevarse a efecto. Este proceso histórico ya fue anunciado por profetas en la cultura y religión donde nació Jesús, quienes estaban ya marcado por la actuación de Dios en su historia y en concreto la del pueblo hebreo donde se enmarca esa disposión de la la Virgen María abriendo todo su ser a la acción divina por el cual en concreto el evangelista Lucas nos lo presenta con ese Sí de María.

Este proceso gradual histórico con el que se nos presenta el cumplimiento de las promesas de salvación divina el el contexto del pueblo hebreo, tiene a unos personajes como son los profetas que van anunciando esa esperanza del cumplimiento de salvación divina con el Advenimiento del Mesías, el Salvador.

Por eso que nos sirva en estos días ya muy próxima a la Navidad del Señor, esos pasajes del Antiguo Testamento donde nos vann anunciando su llegada histórica, nos sirva de meditación ante su llegada
histórica y así retomar en el dia de Navidad concretamente los pasajes propios del cumplimiento de esas profecías con el nacimiento de Jesús.

En concreto es el profeta ISAÍAS el que mejor representa este anuncio del nacimiento del Mesías:

Is 7,14 "Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: He aqui, una virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Enmanuelle" (Enmanuelle significa Dios con nosotros).

Tambien otros profetas como Miqueas en su capítulo 5,2 refiere el lugar del nacimiento del Salvador:

Miq 5,2: "Pero tú Belén de Efrata aunque eres pequeñas etre las familias de Judá, de tí me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos, desde los días de la eternidad"
Que la esperanza expresadas en estos textos veterotestamentarios sirva de breve meditación ante la llegada del día de Navidad contemplando así la realización del plan divino desde la historia, como en
este caso es la historia de la salvación biblica.

Desde esta perspectiva gocemos, alegremonos de poder contemplar el nacimiento de Jesús con esta fé en Jesús, "vivida y transmitida " desde la primera comunidad cristiana.

FELIZ FINAL DE ADVIENTO y que la alegría sea mayor al celebrar el nacimiento del Niño Dios, compartiendo con los más necesitados.



sábado, 14 de diciembre de 2019

Alegría

Nos adentramos en este período de Adviento a la Navidad, una de las dos celebraciones
cristianas más importantes de la fe cristiana, la Navidad y la Pascua de la muerte y Resurrección de Cristo. Ambas con unos tiempos litúrgicos de preparación de reflexión, de contemplación y de acción que predisponga todo nuestro ser en apertura a Dios y al prójimo con la debida actitud de amor y misericordia.

Así pues, la espera de la Navidad en el Adviento, la esperanza del Salvador, la espera alegre de la llegada de Jesús que va a nacer, de Dios que llega a compartir el ser humano y así llegar hasta el final para ayudarnos, para salvarnos de toda muerte, por eso Dios PASA primero por hacerse SER
HUMANO, es la PASCUA de la Encarnación, es condición necesaria para la PASCUA redentora posterior. Por eso la espera en el Adviento debe ser gozosa y al mismo tiempo predispongámonos a celebrarla con humildad y con un corazón limpio, abramos nuestro corazón al amor de Dios.

Que alegría del que predispone su corazón limpio la llegada de un Dios que se va a hacer como uno de nosotros un ser humano primero en la debilidad de hacersae niño, necesitado como la de un recién nacido, que está en la necesidad de que sea bien tratado, bien acogido, abierto a la misericordia de los otros, abierto a que sea Dios mismo quien esté ahí que llena de paz y gozo la casa de quien está abierto a la inmensidad del amor de Dios en esa misma necesidad que no puede abarcaro por sí mismo sino que también necesita de la misericordia de los demás.

La presencia del Amor de Dios se hace presente así, preparándonos a gozar con la esperanza del que llega a salvarnos, a toda la humanidad y a cada uno de nosotros.

Transmitamos poniendo nuestra esperanza en aquel que sufre más o menos siendo así que se aclarará nuestro corazón y brotará una esperanza curativa de todo nuestro ser que realiza con la llegada y en nacimiento de Jesús, del Dios que salva.

Que gran gozo la de María que lleva en su seno al Redentor, a un niño que crece dentro de ella y va a dar a luz. Es el gozo de una Madre humilde y esperanzada con un corazón limpio y confiado en esa experiencia de María con Dios “Y María conservaba todo esto en su CORAZÓN”, como nos nombra los evangelios en ocasiones la experiencia de María ante unos hechos históricos que le van sucediendo entorno a su hijo. El gozo de María llevando en su seno la presencia en crecimiento del Redentor, es una experiencia única pero nosotros los cristianos y toda persona de buena voluntad tienen la oportunidad de purificar sus corazones y sus mentes limpiarlas de todo aquello que no es presencia
alegre y gozosa de Dios, observando la humildad y sencillez de María.
Por eso en este Adviento tenemos una oportunidad nueva de acudir a su intercesión, una vez que Ella ha pasado por todo ello, y está unida al Amor de Dios de una manera privilegiada como privilegiada la escogíó Dios. Por eso ahora históricamente jugamos con un ventaja cierta la experiencia de María, con todos los apelativos que podemos decir desde nuestra fe cristiana, pidámosle cidertos de
que está escuchándonos con un corazón limpio, que interceda por cada uno de nosotros precisamente primero para predisponer nuestro corazón con una conciencia sana y limpia, sencilla como la misma oración cristiana del AVE MARÍA:

AVE MARÍA
LLENA ERES DE GRACIA.
EL SEÑOR ES CONTIDO.
BENDITA TÚ ERES
ENTRE
TODAS LAS MUJERES
Y BENDITO ES EL FRUTO
DE TU VIENTRE
JESÚS

Feliz tercera semana de Adviento.



BENDITA TÚ ERES
ENTRE TODAS LAS MUJERES

sábado, 7 de diciembre de 2019

Segundo Domingo de Adviento: Festividad de la Inmaculada Concepción

Nos adentramos en la Sengundo semana de Adviento. Esto es, nos acercamos a la mitad de este Tiempo litúrgico en el que la Iglesia quiere acercarnos al Misterio de la Encarnación y al de la Redención.

Lo hacemos este año coincidiendo en este segundo Domingo de Adviento con el Misterio de la INMACULADA CONCEPCIÓN que la Iglesia católica lo hace oficial como VERDAD DE FE DOGMÁTICA en 1854, por el Papa Pío IX. Pero este Misterio de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, que refiere que fue perservada desde su misma concepción de todo mal de todo pecado desde su concepción y nacimiento, fue de alguna manera sostenidda de una manera popular desde los mismos tiempos de los orígenes cristianos al referirse a la madre de Jesús, el Redentor, el Salvador.

De esto saben mucho los mismos frailes franciscanos que, desde su fundación por San Francisco, tanta devoción mostraron y muestran a la Santa Virgen María. San Francisco de Asís mismo ya mostró
en sus escritos, veáse el "Saludo a la Bienaventurada Virgen María", y nos encontramos a filósofos y teólogos como Dun Scoto en el siglo XIII que van mostrando esa sensibiidad sobre la
Inmaculada que había en la Iglesia a través de los siglos. De todo ellos da cuenta la Orden franciscana que la tiene como Patrona a la Virgen María con esta advocación mariana. Y de paso señalar como se constituye con este nombre la nueva Provincia española de la Inmaculada desde 2015, al unirse varias Provincias franciscanas de la O.F.M. Así que doble fecilitación para la ofm de la Inmaculada en este Segundo Domingo de Adviento.

Por tanto unamos en este Domingo de Adviento al adentrarnos en la preparación para este gran acontecimiento que la fe cristiana proclama en el Misterio de la Encarnación como es el Nacimiento
de Jesús, en el cumplimiento histórico del Plan divino para con el ser humano, y que tenemos justamente con el Misterio de la Inmaculada, que siempre desde el respeto de Dios a la libertad humana se nos
presenta un hecho precedente en este Plan de Dios como Historia de Salvación la preservación del pecado desde su concepción, del cual la Iglesia creemos que todo ser humano nace. No es ahora el
momento de profundizar del cómo ni el porqué, pero sí es el de alegrarnos desde la fe, confiados en preparándohos un año más a celebrar el Nacimiento de Jesús, como el de la Encarnación divina, y el de la misma Redención que culmina en la Pascua.
Así sirvámonos en este Domingo de Adviento como preparación a la Navidad con ocasión del dia de la Inmaculada leyendo, orando con el Saludo de San Francisco a la Bienaventurada Virgen María:

"SALVE SEÑORA SANTA REINA SANTA MADRE DE DIOS, QUE ERES VIRGEN HECHA IGLESIA Y
ELEGIDA POR EL SANTÍSIMO PADRE DEL CIELO, A LA CUAL CONSAGRÓ ÉL CON SU SANTÍSMO
AMADO HIJO Y EL ESPÍRITU SANTO PARÁCLITO, EN LA CUAL ESTUVO Y ESTÁ TODA LA
PLENITUD DE LA GRACIA Y TODO BIEN. SALVE PALACIO SUYO, SALVE VESTIDURA SUYA,
SALVE ESCLAVA SUYA, SALVE MADRE SUYA, Y TODAS VOSOTRAS SANTAS VIRTUDES QUE
SOIS INFUNDIDAS POR GRACIA E ILUMINACIÓN POR EL ESPÍRIRITU SANTO EN LOS
CORAZONES DE LOS FIELES PARA QUE DE INFIELES HAGÁIS FIELES A DIOS"

FELIZ SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO.

Y Dios soñó con un Mundo nuevo


No lo soñó para sí mismo, sino para ti, y lo soñó conforme a tu deseo.
En ese sueño de Dios, en tu deseo, como en un paraíso, son de casa la justicia y
la fidelidad, la gracia y la paz. En el proyecto de Dios y en tu esperanza, desterrados el
daño y el estrago, la tierra se llenará de la ciencia del Señor.
El profeta lo anunció: “Brotará un renuevo, florecerá un vástago… Habitará el
lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito… el niño jugará con la hura
del áspid”.
La fe te dice que la promesa ya se ha cumplido, que la profecía se hizo
evangelio, que el renuevo ya ha brotado, que el vástago ha florecido, y que la paz se
hizo don para los amados de Dios. Tú, sin embargo, pareces todavía herido por el mismo deseo, y tu Dios parece
entregado siempre a la tarea de realizar el mismo sueño, como si evangelio y gracia no
se nos hubiesen ya dado, como si el mundo no hubiese sido aún visitado por la vida,
como si la paz no hubiese todavía llegado a nuestra tierra.
¿Por qué anhelamos lo que ya tenemos? ¿Por qué esperamos al que ya ha
venido? ¿Por qué continuamos en adviento si ya ha sido Navidad?
Esperamos todavía porque tenemos sólo lo que creemos, y creemos poco, y
creemos mal.
El renuevo ha brotado, el vástago ha florecido, vino ya y viene hoy, viene a
nuestra celebración, a nuestra vida, pero no nos alcanzará su justicia si la fe no le abre
nuestra casa, no gozaremos de su paz si no nos convertimos a él, no contemplaremos la
alegría que nos trae si no le preparamos el camino.
Atrévete a creer. Verás que en tu corazón empieza a habitar el lobo con el
cordero, la pantera se tumba con el cabrito, el niño juega con la hura del áspid.
Atrévete a creer. Sabrás que tu corazón está lleno de la ciencia del Señor, “como
las aguas colman el mar”.
Si crees, sabes lo que hoy recibes en comunión.
Si crees, sabes lo que esperas.
Si crees, sabes lo que te dispones a celebrar en la Natividad del Señor.
Atrévete a creer: Verás que el mundo se hace nuevo.

Fr. Santiago Agrelo
Arzobispo Emérito de Tanger

jueves, 5 de diciembre de 2019

Gracias



Hoy 5 de diciembre es el Día Internacional del Voluntariado y desde la Asociación Compromiso Maranathá (Voluntariado Franciscano) queremos daros las gracias.

Gracias por ayudarnos a construir un Mundo más justo, por dar Esperanza a quienes nada esperan, por estar ahí, por animarnos, por participar en este proyecto que es vuestro.

 ¡GRACIAS!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *