sábado, 30 de noviembre de 2019

PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO



Un año más los cristianos católicos y la mayoria de las confesiones cristianas que reconocen a Jesús como el Crito, el Redentor, el Mesías prometido del Antiguo Testamento, celebramos su
nacimiento y es este período de Adviento cuando nos preparamos cuatro semanas previas a la celebración de la Navidad de Jesús. El Adviento literalmente "Venida", lo hacemos los cristianos referidos a Jesús.

"VEN SEÑOR", ("Maranatha" en arameo en la lengua de Jesús), es un "grito" de la primera primitiva comunidad cristiana consciente en sus orígenes de la realidad humana que trae consigo la Encarnación
misma de Dios en Jesús, que asume la humanidad con todas sus consecuencias con un objetivo claro la divinización del ser humano dentro de la GRACIA eterna de Dios.

La Encarnación no es un capricho
de Dios es una realización del Amor mismo de Dios que es Amor y que ha creado todo y al ser humano a "su imagen y semejanza" como de forma especial refiere el libro del Génesis en la Biblia y también con un tratamiento literario especial nos transmite sobre el mal en la humanidad. La realidad de las promesas redentoras divinas no son caprichos de Dios si no una obra del Plan divino de Dios sobre la humanidad y sobre el ser humano, y para eso hacía falta que el ser humano fuera capaz de vencer el
mal mismo desde la libertad, cosa imposible si no es Dios mismo quien realiza esa facualtad en la naturaleza humana, siendo así cuando Dios mismo asume la humanidad terrena y le da por GRACIA al
ser humano, a la naturaleza humana el ser "hijos de Dios" redimidos.

Así la naturaleza humana es capaz de vencer el mal, "la muerte" cuando s activada por la naturaleza misma de Cristo humana y divina. La obra del plan salvífico de Dios no es un capricho si no una obra de divinización que transcurre una vez realizada en Cristo progresivamente en la humanidad una vez realizada y asegurada la obra de redención y el vencimiento de la misma muerte desde donde como la misma fe cristiana originaria confiesa "fue muerto y sepultado, bajó a los infiernos, y resucitó al tercer día, subíó a los cielos y ...... y
desde allíi a de venir....".

Así la obra de redención de Cristo en la humanidad, donde lo vertical
transcendente y lo horizontal terreno se realiza en la muerte y resurrección de Cristo.

Por eso "gritemos" ya para celebrar su nacimiento, desde la fe cristiana transmitida

"VEN SEÑOR JESUS" (MARANATHA) :

Ven a nosotros, a nuestros semejantante, a nuestros familiares, a los
más lejanos y a los más cercanos, a nuestros amigos y a nuestros enemigos, transmitiendo así la
salvación obrada en Cristo. Como así tenemos el ejemplo de San Francisco: "Donde haya odio, pongo
yo amor, donde haya ofensa perdón, ......". Que podemos llevarlo a efecto algo, mucho o siempre.

FELIZ ADVIENTO 2019.

Pedro García

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *