viernes, 4 de octubre de 2019

Fiesta de San Francisco



Cada 4 de octubre es fiesta grande en las casas de las diferentes ramas franciscanas, a cuya celebración nos sumamos en la Asociación Compromiso Marana-thá. Y es que el 4 de octubre es la fiesta de san Francisco de Asís, el ‘poverello’ del siglo XII que desde la pobreza y la austeridad renovó la iglesia y la vida religiosa florecilla a florecilla
Su impronta llega hasta nuestros días.

Una Iglesia pobre para los pobres

La pobreza y el cumplimiento estricto de los Evangelios como única regla fue su máxima.

El deseo de paz
“Haz de mí un instrumento de paz”. 

Francisco es el hombre de la paz.
Una casa común para todos

San Francisco es también el santo de la “Hermana Tierra”, el hombre que ama y custodia la creación.

Un Iglesia frente al clericalismo
El impulso misionero, Francisco de Asís lo vivió siendo un simple religioso que no se ordenó sacerdote llegó como misionero a Egipto o Tierra Santa. Este enfrentamiento a los poderosos como al sultán o ante la Curia Romana coincide con la denuncia continua de Francisco ante el clericalismo y el abuso del poder.
El ‘poverello’ tuvo que vencer también muchas resistencia y divisiones internas o la aprobación de una regla nueva.

Por las periferias del mundo

Un momento clave en la propia conversión personal de san Francisco de Asís es el beso en la mano tras darle una limosna a un leproso que le salió al camino. “Lo hacía ya por Cristo crucificado, quien, según el profeta, apareció despreciable como un leproso”, escribiría días después.
Un beso que integra a los que están en la periferia, los devuelve al camino…


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *