sábado, 8 de junio de 2019

Evangelio del Domingo de Pentecostés. Veni Sancte Spiritus


COMENTARIO AL EVANGELIO DEL DOMINGO DE PENTECOSTES CAPÍTULO VEINTE VERSÍCULOS DEL DIECINUEVE AL VEINTITRES (Jn 20, 19-23)

La Liturgia de la Iglesia ya desde los primeros siglos celebra la venida del Espíritu Santo consecuencia de la Resurrección de Jesús, primero sobre los apóstoles que convivieron con Jesús y aquellos primeros creyentes cristianos que constituyeron las primeras y originarias comunidades cristianas coriginaria y que da sentido a todo el Mensaje de Jesús, y por tanto del Mensaje cristiano originario, el SENTIDO DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS.

Con la fiesta de Pentecostés, culmina la liturgia de la Iglesia todo EL TIEMPO PASCUAL, es decir, el Tiempo para contemplar el gozo de la Resurrección de Jesús, culmen de la fe cristiana que como queda reflejado en las celebraciones del MIsterio Pascual de Cristo, está unida a su muerte. La Resurrección de Jesús con la llegada del Espíritu Santo que envía Jesús, constituyen los momentos más delicados y hermosos de nuestra fe. La culminación de la muerte y Resurrección de Cristo en la donación de su Espíritu Santo a la a cristiana y a cada uno expresa un acontecimiento que no se pueden transmitir simplemente con explicaciones más o menos científicas si no que la PRESENCIA DEL ESPÍRITU SANTO desde la Resurrección de Jesús tiene su raiz en la CONVERSIÓN de un CORAZON NUEVO, DE UN ESPIRITU NUEVO, DE UNA HUMANIDAD NUEVA, DE UNA CREACIÓN NUEVA (ver las cartas de San Pablo en este sentido). La comprensión de la Resurrección de Jesús, está contemplada desde la presencia del Espíritu Santo, por eso los Evangelistas nos presentan el HECHO DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS, lleno de símbolos catequéticos y teológicos, literarios, que enmarcan una REALIDAD NUEVA VIVIDA POR LA PRIMERA COMUNIDAD CRISTIANA. POR ESO ES NECESARIA LA PRESENCIA DEL ESPÍRITU SANTO PARA ENTENDERLO TODO (Jn 14,23).

Nos hayamos en la celebraciones cristianas fundamentales de nuestra fe, que está totalmente ligada a la presencia del Espíritu Sasnto. Es necesaria por tanto ENTRAR POR LA PUERTA DE LA HUMILDAD, a la hora de contemplar estos acontecimientos  de la Resurrección de Jesús, y de ahí los elementos simbólicos y catequéticos y teológicos que nos encontramos especialmente en todos estos textos postpascuales de los EVANGELIOS.

Por eso la Liturgia de la Iglesia va a proponer el Tiempo Pascual como Tiempo de sosiego y contemplación y reflexión de la Resurrección de Jesús, las lecturas del EVangelio del evangelista Juan, el evangelista donde expresa más elementos simbólicos sobre Jesus, y por tanto de sus elaboraciones teológicas como en el caso de las APARICIONES DE jESÚS, veáse por ejemplo la introducción teológica del encuentro del apóstol Tomás con Jesús resucitado, las dudas de Tomás terminan con la fe de Tomas- "Señor mío y Dios mío". Entremos por la puerta estrecha de la humildad para acercarnos a los momentos más delicados y más hermosos de nuestra fe, la Resurrección de Jesús, que nos es algo teórico, o intelectural, si no vivo, una realidad viva desde un CORAZÓN NUEVO. Cada vez que se nos va un trozo de nuestro "corazón de piedra" y es transformado por un "corazón de carne", estamos viviendo la Resurrección de Jesús con la acción y presencia del Espíritu Santo.

La liturgia de la lIglesia nos ha ido durante estos cincuenta días proponiendo todos estos encuentros con Jesús resucitado, llenos de símbolos y elementos teológico y catequéticos porque la realidad de la Resurrección de Jesús, y la donación y acción del Espíritu Santo, que cambia, transforma, renueva a cada uno y lo llena de una comprensión basada en el AMOR que constituye el fundamento de la relación de Dios con la humanidad y por tanto de la fe cristiana como ENCUENTRO CON JESÚS RESUCITADO.

Nos hayamos en el fundamento de nuestra fé cristiana por tanto, y por eso solo queda decir como nos presenta la ligurgia de la lIglesia el evangelio de Juan durante este Tiempo Pascual y podamos discernir la realidad cada vez mayor cuando nos concluye

"El Espíritu Santo os lo enseñará todo..."  Jn 14,23-29.

Así pues durante el Tiempo de Pascua, hemos podido disfrutar, contemplar, orar, reflexionar, ponernos en la presencia de Dios con humildad, y ahondar en la Resurrección de Jesús con una mente nueva, un corazón nuevo, como precisamente también nos lo va a presentar llenos de elementos simbólicos en Hechos de los Apóstoles en su capítulo sengundo con los símbolos del RUÍDO, EL VIENTO, EL FUEGO, EL HABLAR EN OTRAS LENGUAS, todos ellos elemntos simbólicos para expresar justamente esa ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO, DEL ESPÍRITU DE JESÚS RESUCITADO, que llena a cada uno y a la comunidad y la hace portadora de sus dones para la creación de un SER HUMANO NUEVO, UNA NUEVA HUMANIDAD, CON UN CORAZÓN NUEVO, CON UN NUEVO LENGUAJE UNIVERSAL EL DEL AMOR DE DIOS, QUE LLENA TODO y nos hace entender todo, como también apostillla el evangelista Juan "Esto está escrito para que creáis, y tengaís VIDA"

Ahora toca a cada uno a cada cristiano, a cada persona de buena voluntad, desde el amor, comprender y entender todo.

Primer Domingo de Pascua: Jn 20,1-9 María Magdalena va al sepulcro al amanecer del primer día de la semana y ve la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y avisó a los discípulos Pedro y al dìscipulo amado y les dijo, SE HAN LLEVADO DEL SEPULCRO AL SEÑOR Y NO SABEMOS DONDE LO HAN PESTO. Corrieron al sepulcro llegó primero Juan y vió los lienzos tendidos pero sin entrar y llegó Pedro, entró y vió los lienzos y el sudario aparte enrollado, entonces entró también Juan al sepulcro y vió y creyó, pues hasta entonces no habían entendio las escrituras, sobre que El había de resucitar de entre los muertos"

Segunda semana de Pascua, Jn 20,19-31 "Al atardecer de ese primer día de la semana, estando las puertas cerradas, se presentó Jesús en medio de ellos y les dice LA PAZ SEA CON VOSOTROS Y LES ENSEÑO LAS MANOS Y EL COSTADO, Y SOPLO SOBRE ELLOS Y LES DIJO RECIBID EL ESPÍTITU SANTO. Tomás que no estaba al llegar le contaron que habían bisto al Señor, pero no creía. Y ocho días despues estando de nuevo reunidos, se presentó Jesús de nuevo y les dijo LA PAZ SEA CON VOSOTROS Y LE DIJO A TOMÁS QUE METIIERA SU DEDO EN SUS MANOS, Y SU MANO EN SU COSTADO, Y TOMÁS CREYÓ ENTONCES, POR LO QUE LE DIJO JESÚS PORQUE ME HAS VISTO HAS CREÍDO, Y AÑADIÓ DICHOSOS LOS QUE CREAN SIN HABER VISTO.

Esta lectura concluye con un nota del evangelista, al decir QUE OTRAS MUCHAS SEÑALES HIZO JESÚS, QUE NO ESTÁN ESCRITAS EN EL EVANGELIO EN PRESENCIA DE SUS DISCÍPULOS. Y AÑADE EL EVANGELISTA QUE TODAS ESTAS COSAS ESTÁN ESCRITAS PARA QUE CREAN EN JESUCRISTO Y CREYENDO TENGAN VIDA EN SU NOMBRE.

Tercera semana de Pascua Jn 21,1-9 dice que Jesús se maniestó de nuevo a sus discípulos  orillas del lago aunque al principio no lo reconocieron.

Cuarta semana de Pascua Jn 10, 27-30 es el simbolo de Jesús como el Buen Pastor, donde el evangelista pone en boca de Jesús, que las ovejas escuchan su voz que Jesús las conoce y ellas lme siguen, refiriendo que El Padre es más grande que todos y les ha dado sus ovejas y finaliza indicando que Dios Padre y Jesús son uno.

Quinto Domingo de Pascua Jn 13, 31-33 y Jn 13,34-35 Jesús les dijo a sus discípulos Ahora ha sido glorificado el Hijo del hobe y Dios ha sido glorificado en El... Os doy un Mandamiento nuevo, que os améis los unos a los otros como yo os he amadi,

Sexto Domingo de Pascua Jn 14, 23-29  la ASCENSIÓN DEL SEÑOR, donde Jesús les dice a sus discípulos EL QUE ME AMA GUARDARÁ MI PALABRA, Y MI PADRE LO AMARÁ Y VENDREMOS A EL. ... EL DEFENSOR EL ESPÍRITU DE LA VERDAD, QUE EL PADRE ENVIARÁ EN MI NOMBRE, SERÁ QUIEN OS LO ENSEÑE TODO, ... LA PAZ OS DEJO MI PAZ OS DOY...ME VOY Y VUELVO A VUESTRO LADO, PORQUE EL PADRE ES MÁS QUE YO, ---



Comentario al Evangelio del Domingo de Pentecostés Jn 20

La liturgia de la Igleisia por tanto hoy día de Pentecostés, nos presenta una lectura del evangelio de Juan, que también fue la lecura del segundo Domingo de Pascua.

De nuevo nos hace resonar el SENTIDO DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS, con los elementos simbólicos que nos acercan a la realidad de la Resurrección de Jesús y la donación de su Espíritu Santo. Leamoslo, recemoslo, contemplemoslo, y dejesmo que sea la misma accion del Espíritu Santo, quien nos enseñe todo, como nos presenta la liturgia de la Iglesia, El Espíritu Santo, que guía a la lIglesia, la renueva sin cesar, como dice la Constitución del Concicilio Vaticano II en la Lumen Gentium, y como repetimos sin cesar en la Iglesia cada vez que celebramos la Eucaristía, "Un sacrifico sin mancha desde donde sale el sol hasta el ocaso", se constituye como la REALIDAD SUPREMA DE LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DE CRISTO, BAJO LA ACCIÓN DEL AMOR DE DIOS, DEL ESPÍRITU SANTO.

Seamos constructures de esa PAZ que Jesús nos da, con el Espíritu nuevo que nos da, con un corazón nuevo, y un lenguaje nuevo el del amor de Dios, en medio del mundo, enmedio de sus tristezas y alegrías, seamos constructures de un MUNDO NUEVO, DE UNA NUEVA HUMANIDAD, bajo la accion del Espíritu Santo, y esperemos e invoquemos siempre EL ESPIRITU SANTO, "VEN ESPIRITU sANTO................"

Paz y Bien.
Pedro García Pérez



Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *