jueves, 25 de abril de 2019

Jesús enmedio



Solo poniendo a Jesús en medio de nuestra vida, de nuestra familia, de nuestra comunidad renace la vida. Sin Jesús no hay salida, seguiremos siendo cristianos de puertas cerradas por nuestros miedos e incoherencias.
Tres son las claves de la transformación de los apóstoles por la presencia viva de Jesús en medio. Primero es necesario estar unidos al unísono con el Corazón de Jesús que nos hace caminar y madurar en una fe viva, una esperanza cierta qué nos lanza a vivir de la caridad.
Es en el cenáculo donde con Jesús en la Eucaristía se pone en medio de la comunidad de los apóstoles que heridos por el pecado y el escándalo de la cruz deben recuperar la esperanza de que Dios sigue vivo y actuando plenamente en nuestro mundo y nuestra tierra.
Segundo estar con la comunidad es no perderse las gracias fraternales y comunitarias qué solo se reciben unidos en comunidad. Abierto a los hermanos. Sembrando comunión pues siempre es infinitamente más lo que nos une que lo que nos separa. Sembremos comunión y recogeremos fraternidad y vida de justicia y santidad.
El cenáculo será siempre para la Iglesia y para todos, el nacimiento a una vida nueva y entregada como servicio a los más pobres y necesitados.
Por ultimo a los ocho días se presenta en medio y les muestra las llagas de su cuerpo. Hablan de amor y vida entregada. Es necesario afirmar en la fe que el Resucitado es el crucificado del viernes santo. Jesús nos presenta su costado abierto como cantó el poeta. “El viene con tres heridas; la del amor, la de la muerte y la de la vida”. Es necesario vivir el cenáculo para salir a evangelizar, a decirle a cada persona que nos encontremos en nuestro camino, tú eres precioso para Dios.
 + Francisco Cerro Chaves
    Obispo de Coria-Cáceres

domingo, 21 de abril de 2019

Evangelio Domingo de Resurrección

COMENTARIO AL EVANGELIO DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN DEL CAPÍTULO 20 VERSÍCULOS DEL UNO AL NUEVE DEL EVANGELIO DE SAN JUAN (Jn 20,1-9)


Llegamos al centro y fundamento de nuestra fe cristiana, al culmen del MISTERIO PASCUAL DE CRISTO, a la meta de las celebraciones litúrgicas cristianas del triduo PASCUAL. A LA RAÍZ DEL NACIMIENTO DE LA IGLESIA, AL FUNDAMENTO DE LA PREDICACIÓN DE LOS APÓSTOLES Y POR TANTO DE LA IGLESIA, al de la BUENA NOTICIA de JESUCRISTO. AL FUNDAMENTO DEL ANUNCIO DE LA IGLESIA DEL EVANGELIO COMO CUMPLIMIENTO DE TODAS LAS PROMESAS DE DIOS EN EL MARCO DE LA HISTORIA BÍBLICA DE SALVACIÓN EN EL PASO DE LA MUERTE A LA RESURRECCIÓN DE CRISTO.

El comienzo de la PREDICACIÓN APOSTÓLICA ES LA RESURRECCIÓN, Y ES EL FUNDAMENTO DE LA IGLESIA CRISTIANA PRIMITIVA, PREDICACIÓN DEL SER HUMANO NUEVO DEL NUEVO TESTAMENTO, EN LA VIDA NUEVA EDIFICADA POR EL ESPÍRITU SANTO DONADO EN EL MISTERIO PASCUAL DE  JESUCRISTO  RESUCITADO.

LA RESURRECCIÓN FUE, ES Y SERÁ  EL MENSAJE DE LA BUENA NOTICIA DE JESUCRISTO "RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS" "LA MUERTE NO TIENE YA DOMINIO SOBRE ÉL", y así se lo otorga Jesucristo  a la Iglesia que no tiene dominio sobre ella por su Muerte y Resurrección, resurgirá, rebrotará por el Espíritu Santo que habita y la guía por muchos que sean sus aconteceres, "El Señor es mi pastor nada me falta" (salmo 23). Y así lo ANUNCIA la Iglesia a la Humanidad.

La Resurrección acontecimientos culminante de nuestra fe cristiana y de todo el MENSAJE TRANSMITIDO POR JESÚS A SUS DISCÍPULOS, EN SUS ENSEÑANZAS, SUS PARÁBOLAS, SUS MILAGROS, SU PREDICACIÓN MESIÁNICA, SU ANUNCIO, quedando todo culminado en el MANDAMIENTO NUEVO "Amaos los unos a los otros como Yo os he amado" como bien interpreta el Evangelio de Juan (Jn 13).

La RESURRECCIÓN DE JESÚS es el acontecimiento primero de la predicación apostólica y de la Iglesia primitiva como en las Cartas de San Pablo, es la "NUEVA CREACIÓN", "NUEVA HUMANIDAD", "NUEVA ALIANZA". Es como refiere la plegaria eucaristica "UN SACRIFICIO SIN MANCHA DESDE DONDE SALE EL SOL HASTA EL OCASO", ES LA VIDA NUEVA RESUCITADA Y RESUCITADORA que podemos celebrar desde la VIDA  en nuestra VIDA DIARIA SIEMPRE DE MISERICORDIA, en la oración personal y comunitaria, en las celebraciones, en los Sacramentos como en la Eucaristía centro y culmen de todas ellas enraizadas en la Vida misma de fraternidad, de Amor a Dios y al prójimo desde el MANDAMIENTO NUEVO DE JESÚS DEL EVANGELIO DE JUAN. LA RESURRECCIÓN por tanto es un acontecimiento VITAL, ACTIVO, DINÁMICO, EN MOVIMIENTO que pregunta siempre ¿Dónde está tu hermano? (Génesis), y actuar de forma POSITIVA. La Resurrección trae la PAZ VERDADERA, la RECONCILIACIÓN DE UNA HUMANIDAD HERIDA POR EL ODIO Y LA MUERTE,  la Victoria del SER HUMANO NUEVO SOBRE EL SER HUMANO VIEJO, del cual refiere también San Pablo en sus cartas. Es la Victoria del Amor sobe el odio. Es Amor de Cristo derramado a la Humanidad.

La IGLESIA COMO ANUNCIADORA DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO ES EN MEDIO DE CUALQUIER DOLOR HUMANO PORTADORA DE ESPERANZA EN CUALQUIER SITUACIÓN DE UNA HUMANIDAD HERIDA ES GERMEN DE VIDA RESUCITADA Y RESUCITADORA.
"DONDE HAYA ODIO PONGA YO AMOR" "DONDE HAYA DESESPERACIÓN PONGA ESPERANZA", "DONDE HAYA TIEBLAS PONGA YO LA LUZ", "DONDE HAYA TRISTEZA PONGA YO ALEGRÍA", "DONDE HAYA DUDA PONGA YO LA FE" . Son palabras de San Francisco en su oración por la PAZ, y que transmite muy bien el quehacer de la Iglesia constituída por la Resurrección de Cristo en ser ANUNCIADORA y portadora de la Resurrección de Cristo por el Espíritu Santo.



Comentario al Evangelio Jn 20,1-9


Los textos de los evangelios de la Resurrección tienen unas características especiales porque estamos ante unos acontecimientos extraordinarios, esto es, no son ordinarios, y por lo tanto hay que tratarlos como son los evangelios, escritos postpascuales, osea, despues de la expeiencia de la Resurrección, despues de una toma de conciencia por parte de los Apóstoles y de sus seguidores más cercanos que también tuvieron la primera experiencia de Jesús resucitado. Pero antes de poder profundizar en estos textos de la Resrrección de Jesús como es en este caso el del EVangelio que la Liturgia de la Iglesia escoge para este Domingo, el del Evangelio de Juan (Jn 20), nos preguntamos ¿QUÉ ES LA RESURRECCIÓN DE JESÚS?, ¿CÓMO ENTENDER LA RESURRECCIÓN DE JESÚS? ¿CABE LA INTERPRETACIÓN?. ¿CÓMO FUERON LOS HECHOS Y CÓMO LO TRANSMITEN CADA EVANGELISTA?

LA EXPERIENCIA DE LOS DISCÍPULOS Y SEGUIDORES QUE EXPERIMENTARON LA PRESENCIA DE JESÚS RESUCITADO NO DEJA DE SER DESCONCERTANTE Y TRASCIENDE NUESTRA PROPIA RAZÓN HUMANA. PRECISAMENTE PODEMOS POR ESO AFIRMARLO COMO MISTERIO PASCUAL DE CRISTO, SU  MUERTE Y RESURRECCIÓN NO ES UN HECHO ORDINARIO SINO UN HECHO EXTRAORDINARIO. ES EL MILAGRO POR EXCELENCIA. SI JESÚS HACÍA MILAGROS Y SUS SEGUIDORES HACÍAN Y HACEN MILAGROS EN SU NOMBRE, EL MILAGRO DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS, ES EL MILAGRO POR EXCLENCIA.

LA EXPERIENCIA DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS QUE LOS DISCÍPULOS VIVEN, NO SE PUEDE EXPRESAR CON CATEGORÍAS DE LA RAZÓN DE TAL MODO QUE PUEDAN SER COMPRENSIBLE CON EL SOLO USO DEL CONOCIMIENTO INTELECTUAL HUMANO, POR ESO LA EXPERIENCIA QUE VIVEN LOS DISCÍPULOS DE LA RESURRECCCIÓN DE JESÚS, ES UNA EXPERIENCIA VITAL Y AL MISMO TIEMPO TRASCENDENTE. POR ESO LOS TEXTOS DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS EN LOS EVANGELIOS HAN DE LEERSE EN OTRA CLAVE QUE NO SON EXACTAMENTE LOS MISMOS QUE LOS TEXTOS DE LOS EVANGELIOS PREVIOS A LOS TEXTOS DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS YA QUE SI BIEN TODOS LOS ESCRITOS DE LOS EVANGELIOS SON ESCRITOS POSTPASCUALES O SEA DESPUES DE LA RESURRECCIÓN Y POR TANTO A LA LUZ DEL ESPÍRITU SANTO POR LO QUE EN ELLOS HAY ELMENTOS TEÓLOGICOS Y CATEQUÉTICOS, ESPECIALMENTE EN EL EVANGELIO DE JUAN QUIEN UTILIZA MUCHOS ELEMENTOS SIMBÓLICOS. PUES PRECISAMENTE EN LOS TEXTOS DE LOS EVANGELIOS DE LA RESURRECCIÓN LOS PUNTOS CLAVES VAN A SER PRECISAMENTE LOS RECURSOS TEOLÓGICOS, SIMBÓLICOS,  CATEQUÉTICOS LOS QUE VAN A DETERMINAR LA TRANSMISIÓN DEL HECHO DEL ACONTECIMIENTO FUNDAMENTAL DEL MENSAJE DE JESÚS, Y DEL EVANGELIO, DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS. Y POR ESO EN ESTA EXPERIENCIA VIVIDA Y TRANSMITIDA POR SUS DISCÍPULOS DE LA RESURRECCIÓN ES LA FE LA QUE SE CONSTITUYE EN TESTIMONIO AUTÉNTICO, DE TAL FORMA QUE LOS RECURSOS TEOLÓGICOS, CATEQUÉTICOS, SIMBÓLICOS Y LITERARIOS, SE MULTIPLICAN EN LOS TEXTOS DE LA RESURRECCIÓN. TODOS SE UNEN PARA EXPRESAR ESTE REAL Y EXTRAORDINARIO MILAGRO DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS.

PODRÍAMOS ANALIZAR CADA TEXTO DE CADA EVANGELIO SOBRE LA RESURRECCIÓN Y VER SUS COINCIDENCIAS Y SUS DIFERENCIAS, SOBRE:

- LA TUMBA  VACÍA ( En Mt, Mc,Lc,Jn)
- LAS APARICIONES (En Mt, Mc, Lc, Jn)
- LA ASCENSIÓN (En Mt, Mc, Lc, Jn)

PERO AHORA SIN AHONDAR EN TODOS ESOS DETALLES LITERARIOS, TEOLÓGICOS Y EXEGÉTICOS, SI  hacer ahora diversas cosideraciones sobre ellos.

Hay un punto central en los relatos de la RESURRECCIÓN que quieren expresarnos, la RESURRECCIÓN DE JESÚS, no es un hecho intelectivo, abstracto, o que no nos afecta realmente, si no que por el contrario los evangelios nos quieren transmitir que es un HECHO QUE NOS AFECTA A NUESTRO SER A NUESTRA NATURALEZA. LA RESURRECCIÓN DE JESÚS EMPIEZA EN NOSOTROS MISMOS, EN NUESTRA PROPIA TIERRA EN NUESTRO PROPIO MUNDO, EN UN "YA PERO TODAVÍA NO", ESCATOLÓGICO. LA RESURRECCIÓN EMPIEZA  NUESTRA PROPIOS CUERPOS Y SE HARÁ PLENA EN LA UNIÓN PLENA CON DIOS "PORQUE LO VEREMOS TAL CUAL ES", DICE EL EVANGELIO DE SAN JUAN.

La Resurrección de Jesús, que nos ANUNCIAN los EVANGELIOS, ES LA BUENA NOTICIA por excelencia, nos MUEVE, nos ESPOLEA, nos lleva ya  a actuar en el mundo para continuar llevando esa "BUENA NOTICIA A LO4.14-22S POBRES, PROCLAMAR LA LIBERACIÓN A LOS CAUTIVOS, VISTA A LOS CIEGOS, LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS,," ( en Lc 4,14-22) es el "año de GRACIA" con la que Jesús comenzó su predicación pública leyendo al profeta Isaías. Así la Resurrección de Jesús nos lleva no solo a proclamar este anuncio profético, sino el de hacer YA UN MUNDO NUEVO, CON UN ESPÌRITU NUEVO, LA DEL ESPÍRITU DE JESÚS RESUCITADO, LA DEL ESPÍRITU SANTO, CON UN CORAZÓN POR TANTO NUEVO,

QUE SEAMOS CADA AÑO, CADA DÍA INSTRUMENTOS DE PAZ, COMO DECÍA San Francisco de Asís en su oración de la Paz, instrumentos del Señor para la SALVACIÓN Y FELICIDAD HUMANA DESDE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS QUE SE CONSTITUYE "PRIMERO EN TODO".

PROCLAMEMOS LA RESURRECCIÓN DE JESÚS EN UN "YA PERO TODAVÍA NO ESCATÓLIGO" y ciertamente seamos instrumentos del Señor resucitado haciendo referencia a San Francisco de nuevo, "DONDE HAY ODIO PONGA YO AMOR, DONDE HAYA OFENSA PERDÓN, DONDE.........."


FELIZ "AÑO DE GRACIA" DEL SEÑOR, FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN

Pedro García Pérez

Con Dios, en los caminos del hombre

Es Pascua. Es la consumación del misterio de la encarnación. Es la plena revelación del designio eterno de Dios sobre el hombre.

Cristo ha resucitado: resucitemos con él.

Éste es el corazón de nuestra fe: Que Dios nos dio a su Hijo Unigénito, y que este Hijo nos habló y nos curó y nos amó hasta el extremo, hasta morir y resucitar por nosotros para que vivamos con él, hasta entregarse por nosotros para darnos su espíritu, para hacer de nosotros hijos de Dios.

Confesamos que en darnos a su Unigénito, Dios nos ha dado la medida sin medida de su amor, y que no tiene ya otro modo de decirnos que nos ama, que somos su alegría, que, resucitados en ese Unigénito, somos Dios para Dios.

Confesamos cuanto Dios nos ha revelado: su predilección por los pequeños, su debilidad por los enfermos, su pasión por nosotros pecadores; y confesamos al mismo tiempo nuestros pecados, pues todavía no hemos empezado a creer lo que Dios nos ha revelado en la Pascua de su Hijo.

Confesamos que al hombre a quien Dios ama, al hombre por quien Jesucristo el Señor entregó su vida, al hombre en quien Dios ha puesto su Espíritu, lo despreciamos, lo humillamos, lo perseguimos, lo maltratamos, lo ultrajamos, lo explotamos, lo esclavizamos, lo asesinamos.

Con razón y con indignación identificamos y señalamos al terrorista que sacrifica hijos de Dios en el altar de una ideología con pretensiones de valor universal. Pero puede que utilicemos su figura sanguinaria para olvidarnos de nosotros mismos, puede que ocultemos detrás de su crueldad manifiesta la vergüenza de nuestros pecados contra el hombre y contra Dios.

El hecho es que adoramos ídolos monstruosos que ocupan en nuestras vidas el lugar sagrado que Dios ha querido que estuviese reservado para el hombre.

Ofendemos gravemente a Dios quienes usamos el nombre de Cristo para discriminar refugiado de refugiado en las fronteras, como si Cristo hubiese muerto para que en el mundo hubiese cristianos y no para enviar ungidos a evangelizar a los pobres.

Ofendemos gravemente a Dios quienes sacrificamos a sus hijos sobre las mesas del poder político, del prestigio social, del beneficio económico; lo ofendemos gravemente quienes dejamos de servir al hombre para servir al dinero.

Ofendemos gravemente a Dios quienes nos arrogamos el derecho de decidir sobre sus hijos, de utilizarlos, de maltratarlos, de descartarlos, como si fuesen cosa de nuestra propiedad.

Es Pascua. Es la revelación plena del compromiso de Dios con el hombre.

Es pascua. Es hora de que hagamos nuestra la lucha de Dios por el hombre, de que nos pongamos con Dios en busca del hombre, de que salgamos con Cristo al encuentro del hombre.

Dios nos espera en la tierra del hombre.

Feliz Pascua.

Fr. Santiago Agrelo
+ Arzobispo de Tánger

viernes, 19 de abril de 2019

Viernes Santo

COMENTARIO A LA LECTURA DEL EVANGELIO DEL  VIERNES SANTO CAPÍTULO DIECIOCHO DEL EVANGELIO DE JUAN VERSÍCULOS DEL UNO AL CAPÍTULO DIECIOCHO VERSÍCULO DEL UNO AL CAPÍTULO DIECINUEVE VERSÍCULO CUARENTA Y DOS.( Jn 18,1-19,42). LA PASIÓN DEL SEÑOR.

En pleno centro de las celebraciones Pascuales cristianas, este día de la SEMANA SANTA, la del VIERNES SANTO, constituye el PASO PREVIO a la Vigilia Pascual, a la celebración de LA BUENA NOTICIA por excelencia del anuncio, del MENSAJE CRISTIANO, LA RESURRECCIÓN, y FUENTE de donde brota todo el Mensaje y la Vida cristiana, y motivo de todas nuestras celebraciones cristianas, la Vida, la Resurrección es donde brota el sentido de toda la PASIÓN Y MUERTE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

Esta realidad de nuestra fe cristiana, no la podemos desligar del acontecimiento previo a la Resurrección, porque no hay resurrección de Cristo, no hay salvación humana, sin el PASO de la MUERTE que Jesús realizó, en base a unos acontecimientos históricos que le tocó vivir en medio de la historia del pueblo judío. La realidad histórica de su tiempo que Jesús vivió con sus discípulos y seguidores, es un hecho "justo y necesario" en el sentido que el hecho de la Redención humana en Cristo, en el MIsterio Pascual de Cristo de su muerte y Resurrección, se da dentro de una historia humana, y no en un hecho ajena a ella, es dentro de la humanidad, dentro de la historia humana, y en este caso donde vivió históricamente Jesús, la historia propia de su tiempo, de su cultura, en este caso hebrea, judía y dentro de las autoridades romanas que en estos tiempos dominaban el Mediterráneo con unas determinadas normas y leyes, que constituyen junto a las del judaísmo y lal ley judía, cosntituyeron la vida histórica de Jesús y desde donde la HISTORIA DE LA SALVACIÓN cobra su sentido dentro de la propia historia humana.
Indudablemente se tratan de RELATOS HISTÓRICOS, siempre teniendo en cuenta a la hora de contarlo cada evangelista las fuentes de donde la recogen, así como algunos elementos catequéticos y teológicos precisamente para transmitir esa fe en Jesucristo que contituyen los escritos postpascuales del Nuevo Testamento a la luz del Espíritu Santo.
En este sentido podemos comprender mejor estos acontecimidentos históricos y los recursos teológicos y catequéticos para la mejor comprensión de los mismos de las comunidades cristianas a las que cada evangelista se dirige, y del mismo evangelista que a la luz de la Resurrección y del Espíritu Santo, nos relatan estos acontecimientos históricos y trascendentes de nuestra fe cristiana, la del MISTERIO PASCUAL DE CRISTO, SU MUERTE Y RESURRECCIÓN.
Pero haciendo referencia precisamente a los RELATOS DE LA PASIÓN de los evangelios y en concreto el que nos presenta la Liturgia de la Iglesia en esta ocasión como es la del relato de la Pasión y muerte del Evangelio de Juan. Pero para ello y mejor analizar su relato de la Pasión, debemos tener en cuenta a los relatos de la Pasión y muerte de los otros tres evangelistas, osea los Sinópticos de Mateo, Marcos y Lucas. Teniendo en cuenta siempre que el Evangelio de Juan es el último considerado canónico y dentro del siglo I, muy a finales del siglo I y cuando ya los otros tres evangelios, los sinópticos circulaban ya por las comunidades cristianas un par de décadas atrás. El autor del evangelio de Juan además de realizarlo como los demás evangelios a la luz de la fe postpascual, tiene sus características propías como es la de incorporar a su evangelio muchos elementos teólogicos y simbólicos dentro delT Mensaje de Jesús, y ésto hay que tenerlo en cuenta en su RELATO DE LA PASIÓN Y MUERTE, aún cuando precisamente es el relato de la Pasíón y Muerte donde Juan se ciñe más a los aconteciminentos históricos de la Pascua.  Teniendo ello en cuenta, hay que señalar los otros tres evangelios que relatan los hechos históricos de la Pasíón y Muerte en sus distintos evangelios: Mt 26,36-27-61 // Mc 14,26-15,47 // Lc 22,39-23,56 .



Muchos son los datos que podrían analizarse comparando situaciones, hechos, detalles entre unos evangelios y otros y observar que hechos salen en unos que no salen en el otro o lo contrario, y cuales son los hechos de la Pasión y Muerte que todos relatan. Así como analizar el personaje de Judas Iscariote y ver en los evangelios  curiosas circunstancias, así como algún elemnto teológico introducido por el propio evangelista. Aun sin hacer ese análisis más profundo en este comentario  no obstante además de hacer referencia breve a estas diferencias en los evangelios de la Pasión y muerte de Jesús, hay que dejar constancia  tres puntos:
 En primer lugar QUE SE TRATAN DE UNOS RELATOS DE ACONTECIMIENTOS HISTÓRICOS y que JESÚS PREPARÓ AQUELLA PASCUA CON SUS DISCÍPULOS DE UNA MANERA ESPECIAL con una conciencia mesiánica.
En segundo lugar que precisamente porque en el relato de la Pasión de Jesús, hay unos acontecimientos durante el relato que aparecen en un evangelio y en otro no con todos los ELEMENTOS COMUNES en todos ellos, indepedientemente elementos teológicos aportados por cada evangelista, eso mismo le da más consistencia a la REALIDAD DE LOS HECHOS ACONTECIDOS EN AQUELLA PASCUA, siendo así que no hay una relato escrito del que todos copian, sino que hay datos de los acontecimientos que va incorporando cada evangelista en función de lo que se conocía de dichos acontecimientos de forma oral.
En tercer lugar que haciendo un estudio de todos los relatos de cada Evangelio, y sin hacer ahora un análisis exhaustivo de todos ellos con sus diferencias  y del que corresponde a esta lectura del evangelio de Viernes Santo, podríamos concluir UNOS HECHOS HISTÓRICOS incuestionables en muchos hechos de los relatos y por lo menos en los siguientes hechos comunes:
- Que fue con sus discípulos a orar en en HUERTO DE LOS OLIVOS o DE GETSEMANÍ, Y QUE ALLÍ LO PRENDIERON, tras ser identificado por uno de sus discípulos JUDAS ISCARIOTE que convino con miembros del Sanedrín judío, su prendimiento, así como de que HUBO UN FORCEJEO o intento de defensa por parte de alguno o algunos de sus discípulos.
- QUE AL PRENDERLO lo llevaron al SANEDRÍN, (lugar donde los Sumos Sacerdotes y demás miembros juzgaban sobre la Ley judía) que fue interrogado  al menos por el Sumo Sacerdote CAIFÁS o por ANÁS o por los dos, que se le acusaba de proclamarse Mesías e Hijo de Dios.
- QUE lo llevaron al GOBERNADOR ROMANO PILATO, para que fuera juzgado y condenado y dieran muerte, pues al estar sometidos a la autoridad romana sólo los romanos podían condenar a muerte a alguien.
- QUE la acusación con la que le presentaron a PILATO era haberse proclamado REY, cosa que sería para los romanos una sublevación contra el César de Roma.
- Que aún sin poder saber claramente cual fue exactamente las palabras que utilizó que Jesús para dialogar tanto ante el Sanedrín como con las autoridades romanas y Pilato, Jesús debió hablar poco. Hay unas palabras que resuenan en todos los evangelios: . "Tú lo has dicho".
- Que Pilato no queria condenarlo a muerte no hayando culpa para ello en El, pero que la insistencia de los miembros del Sanedrín e incluso amenazas e instigando a la masa allí congregada de judíos, pidiendo su muerte en la cruz, Pilato finalmente dió su conformidad.
- Que es bastante probable que antes de ello fuera enviado al rey Herodes y que tampoco encontró culpa suficiente en El para darle muerte y lo devolvió de nuevo a Pilato que finalmente aceptó la petición de muerte de los miembros del Sanedrín judío y la masa congregada.
- Que antes del suplicio a Jesús le pusieron una túnica y una corona de espinas tras burlarse de El como  rey de los judíos.
- QUE en la CRUZ donde fue crucificado había una inscripción que ponía: "JESÚS NAZARENO REY DE LOS JUDÍOS", en hebreo, latín y griego.
- QUE JESÚS pronunció algunas palabras durante la crucifixión.
- QUE JESÚS EXPIRÓ Y MURIÓ realmente en la cruz.
- QUE JOSÉ DE ARIMATEA, que estaba relacionado con el Sanedrían judío y que era seguidor de Jesús de forma anónima, pidío el cuerpo de Jesús muerto a Pilato y llevar el cuerpo a un sepulcro cercano de José de Arimatea.
- Que allí vendaron el cuerpo de Jesús con una sábana, y como era la Pascua judía, no podían ungirlo, dejando la unción para cuando posterior día.

Teniendo en cuenta los detalles históricos del MISTERIO PASCUAL DE CRISTO, hoy en el V IERNES SANTO CON LOS HECHOS DE SU PASIÓN Y MUERTE , y a parte de los detalles que los evangelistas aporten de una forma u otra en sus evangelios para la mayor comprensión de la realidad del MISTERIO PASCUAL DE CRISTO, nos hagan releflexionar, orar, en el SILENCIO tambien de la contemplación de una MUERTE REDENTORA donde Jesús se entrega por AMOR a toda lal HUMANIDAD, haciendose Dios mismo coopartícipe de todo DOLOR HUMANO, SEAMOS INSTRUMENTOS DE PERDÓN AMOR EN LAS MISMAS ENTRAÑAS DE TODO DOLOR HUMANO, pues así Dios en Jesucristo mismo se hizo partícipe de la muerte humana en todos los sentidos. Que el MISTERIO DEL DOLOR HUMANO lo unamos a la Pasión y muerte redentora de Cristo y así venzamos la muerte que Jesús nos trae en la RESURRECCIÓN que el Domingo celebramos como el MENSAJE CRISTIANO PRIMITIVO Y PRIMERO POR EXCELENCIA DE LA IGLESIA. UNA MUERTE QUE ACABA EN VIDA RESUCITADA Y RESUCITADORA EN EL MISTERIO PASCUAL DE CRISTO,

Pedro García Pérez


jueves, 18 de abril de 2019

Evangelio Jueves Santo



COMENTARIO AL EVANGELIO DEL JUEVES SANTO (LAVATORIO DE LOS PIES Y CENA DEL SEÑOR) DEL EVANGELIO DE JUAN CAPÍTULO TRECE VERSÍCULOS DEL UNO AL QUINCE ) Jn 13-15

LLegamos a los últimos días de la celebración del MISTERIO PASCUAL DE CRISTO, en una Semana Santa donde recordamos esos acontecimientos cruciales que Jesús vivió y que constituyen el MENSAJE FUNDAMENTAL de nuestra fe cristiana. LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DE CRISTO se constituye como el ANUNCIO DE SALVACIÓN para toda la HUMANIDAD, en orden a la HISTORIA DE SALVACIÓN BÍBLICA donde contextualizamos dicho acontecimiento.

Hoy en el "corazón" de la Semana Santa que celebramos la Liturgia de lal Iglesia nos presenta una acción de Jesús en el contexto de la Cena Pascual judía, en este caso, con un gesto simbólico previo a la propiamente CENA PASCUAL (Séder) o sea previo a sentarse en la mesa para realizar dicha Cena, que ya en el contexto judío estaba ya llena de símbolos y signos en los mismo alimentos que comían, relacionados con su propia historia como Pueblo y concretamente el acontecimiento también fudamental en su historia como fue 1300 años antes la SALIDA DE LA ESCLAVITUD DE EGIPTO, llamado también el ÉXODO, vinculando esta CENA como intervención de Dios en aquella LIBERACIÓN de Egipto, como pueblo constituído y  descendientes de las TRIBUS de Israel al mismo tiempo vinculandola CON LOS MANDAMIENTOS considerados dados por Dios a Moisés, en la llamada ALIANZA DEL MONTE SINAÍ. Ello constituye la base de la celebración de la PASCUA JUDÍA, llamada "PESCHÁ" (PASO). Y en en este contexto de celebración anual judía es donde hay que ubicar la CENA DE JESÚS CON SUS DISCÍPULOS, y también este gesto simbólico que el evangelista JUAN nos presenta en su evangelio con el llamado LAVATORIO DE LOS PIES, en estos versículos de hoy de la lectura del JUEVES SANTO, a sus discípulos, en un ACTO CLARO de COMUNICACION simbólica de anodadamiento, de rebajamiento, de servicio, de ponerse en actitud de SERVIDOR, como un PASO PREVIO A LOS ACONTECIMIENTOS QUE VENDRÍAN POCO DESPUES CON SU CONDENA A MUERTE.

El gesto simbólico del LAVATORIO DE LOS PIES de Jesús a sus discípulos que el evangelista Juan expone y que la Liturgia de la Iglesia nos escoge en este JUEVES SANTO, no es por tanto un hecho menor de comunicación y expresión que llega al CORAZÓN del ser humano. Es un acto de PREPARAR a sus discípulos y luego consecuentemente a toda LA IGLESIA, de que una vez lleguen al reconocimiento de quien es Jesús en su plenitud despues de su PASIÓN Y MUERTE y a la luz de la Resurrección, van a poder interpretar en toda su plenitud el GESTO SIMBÓLICO DE JESÚS DEL LAVATORIO DE LOS PIES "LO QUE YO HAGO TÚ NO LO ENTIENDES AHORA PERO LO COMPRENDERÁS MÁS TARDE" (Jn 13,7). Y en este sentido los EVANGELIOS como relatos POSTPASCUALES QUE SON ESCRITOS A la luz y el reconocimiento del Espiritu Santo donado tras la Resurrección de Jesús, van a expresar JUNTO A LOS ACONTECIMIENTOS HISTÓRICOS de esos días unos elementos catequéticos que algunos casos son más claros percibir, como en este caso es el Evangelio de Juan que es de los cuatro evangelistas que el que posee más recursos literarios, teológicos y catequéticos muy ricos para transmitir a la comunidad cristiana la fe en Jesucisto como el SEÑOR Y SALVADOR dando cumplimiento a esas PROMESAS DE LA HISTORIA DE SALVACIÓN BÍBLICA áun cuando todos los evangelios lo hacen también con sus peculiaridades catequéticas.

Los acontecimientos sucedidos en aquellos días de la CENA PASCUAL DEL SEÑOR CON SUS DISCÍPULOS, o los inmediatamentes previos y posteriores, a ella, que celebramos cada Semana Santa en el contexto de nuestra fe cristiana, son indudablemente HECHOS HISTÓRICOS con los correspondientes elementos catequéticos y recursos literarios teológicos de cada evangelista que nos centran en la realidad más profunda de lo acontecido en aquellos días como un MISTERIO DE SALVACIÓN que trasciende por el Espíritu Santo, abriendo los aconteceres humanos de la vida, con una vitalidad nueva, renovada desde la propia humanidad haciendo realidad el Misterio de la Resurrección de Cristo, que clebramos en el Domingo de Resurrección, o en cada Domingo, o cada dia, o...- Así en la Iglesia lo celebramos en el SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA: "ESTE ES MI CUERPO ESTA ES MI SANGRE, DE LA NUEVA ALIANZA" que constituyen la base de la CELEBRACIÓN DE LA PASCUA DEL SEÑOR CON SUS DISCÍPULOS y de la que celebramos los cristianos, como ACONTECIMIENTO CENTRAL DE LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN en Cristo.



Comentario Jn 13,1-15


Estos versículos que el evangelista Juan nos presenta del LAVATORIO DE LOS PIES, están envuelto en el CONTEXTO DE LA CENA PASCUAL por la cual  Jesúsfue a celebrarla con sus discípulos, están fuertemente vinculados y no se pueden desligar de la Cena Pascual de Jesús, aún cuando sea un gesto previo a sentarse a la MESA para la CENA PASCUAL.

Pero en este sentido, esta CENA HISTÓRICA de Jesús, LA CENA DEL SEÑOR, LA ÚLTIMA CENA, como podemos los cristianos referirnos ya desde la comprensión del "MÁS TARDE LO COMPRENDERÀS TODO" en el contexto postpascual de los escritos de los evangelios, y desde nosotros celebramos este acontecimiento central  y fundamental del ANUNCIO de la Iglesia de la BUENA NOTICIA DE JESUCRISTO, por la cual nace la Iglesia por el Espíritu Santo como INSTRUMENTO de ANUNCIO DE LA RESURRECCIÓN Y COMUNICACIÓN A LA HUMANIDAD DE LA SALVACIÓN aunciada.

Desde esta perspectiva se puede afirmar que si bien Jesús fue a celebrar con sus discípulos la CENA PASCUAL judía como hacían todos los años, desde los acontecimientos históricos vividos por el el pueblo de Israel y por tanto era una CENA llena de SÍMBOLOS en las palabras los brindis, y los alimentos donde recuerdan su historia de forma especial (la MATZÁ era el PAN ÁZIMO o sea sin fermentar para recordar la salida rápída de Egipto con los panes sin fermentar, las HIERVAS AMARGAS para recordar la amargura de los trabajos forzados en Egipo, el VINO para los brindis de bendicíón etc)  ,  y así en esta ÚTLIMA PASCUA vivida de Jesús con sus discípulos, Jesús la preparó de una FORMA ESPECIAL, no se trata que no estuvieran presentes en aquella ÚLTIMA CENA los elementos simbólicos propios de la Cena Pascual judía que recordaban tan fuertemente vinculadas con la fe en Dios y en el que sin duda Jesús y en otras Pascuas judías había celebrado, sino que JESÚS había preparado ya esta PASCUA con sus discípulos de una forma especial, sabiendo lo que iba a significar entrar en Jerusalen para celebrarla aquel año.  Y de hecho la llegada con el pollino ya referido el Domingo pasado, es un claro gesto de conciencia mesiánica y del proceso de rebajamiento y anodadamiento que iba significar su sacrificio cuando fuera CAUTIVO Y CONDENADO A MUERTE. La conciencia de Jesús, era un hecho claro y evidente, por eso LOS GESTOS Y SÍMBLOLOS empleados en aquella Cena Pascual, independientemente que actos y simbolos concretos de la Pascua judía realizó históricamente con sus discìpulos, pero sí sabemos que en algunos de ellos, JESÚS LE IBA DAR UN NUEVO SENTIDO A LA CENA PASCUAL con sus discípulos, el PAN Y EL VINO utilizados en la Cena Pascual judía, los iba a utilizar Jesús, para darle un simbolismo nuevo como iba a ser SU PROPIO CUERPO en sacrificio y el VINO su SANGRE derramada sabiendo la proximidad de PASIÓN y MUERTE. Jesús preparó dicho banquete como UNA NUEVA ALIANZA en su sacrificio, y así quiso transmitirselo a sus discípuos y el LAVATORIO DE LOS PIES que es un gesto inmediatamente anterior a la Cena Pascual, está en este contexto, de rebajamiento, de anodamiento, EL SEÑOR "lo comprenderás más tarde", se anodada, se rebaja, llegará hasta la muerte para vencerla.
Así pues, los símbolos, las acciones utiizadas por Jesús en el lavatorio de los pies y en la ÚLTIMA CENA PASCUAL convertida desde aquel momemento en un CENA DEL SEÑOR, EN LA EUCARÍSTÍA CRISTIANA, en la FRACCIÓN DEL PAN de las primeras comunidades cristianas,  y todas con la significación presencial de celebrar el ACONTECIMIENTO CUMBRE DEL MENSAJE DE RESURRECCIÓN CRISTIANA, LA MUERTE Y RESURRECCIÓN CON AQUELLOS MISMOS SÍMBOLOS QUE UTILIZÓ JESÚS cargados de vida real tal como las vivieron Jesús y los discípulos, por eso el LAVATORIO DE LOS PIES cobra su verdadero significado en el evangelio de Juan, la celebración de la Pascua convertida en la PASCUA del Señor no se puede desligar nunca de la VIDA, DEL SERVICIO, DEL AMOR FRATERNO, DE LA HUMILDAD en acciones de servicio, poniendose desde en último lugar en actitud de servivio, contruye FRATERNIDAD, la verdadera Iglesia, marcada por el AMOR A DIOS Y AL PRÓJIMO, LA actitud de servicio de Jesús, con el gesto del lavatorio de los pies, es por tanto una preparación a la ENTREGA Y SACRIFICIO DE SU VIDA POR TODOS Y CADA UNO, es el acto de AMOR POR EXCELENCIA. Es la construcción de UN MUNDO NUEVO, que profundizaremos en la reflexiones del DOMNGO DE RESURRECCIÓN, que pasa por el VIERNES. SANTO.

Que estos últimos días de la Semana Santa nos impulsen a desear y vivir el MENSAJE DE JESÚS a la hora de preparar a sus discípulos. "lo que yo hago tú no lo entiendes ahora lo entenderás más tarde"  nosotros tenemos ventaja, porque podemos afirmar y vivir celebrando la PASCUA DEL SEÑOR como se expresa en las consagraciones eucarísticas "UN SACRIFICIO SIN MANCHA DESDE DONDE SALE EL SOL HASTA EL OCASO" con un CORAZÓN NUEVO, desde el servivio al necesitado y la humildad que Jesús mismo nos transmitió con sus gestos, signos sin desligarlos de la vida diaria y sobre todo con su ENTREGA POR AMOR. En definitiva DIOS MISMO QUE SE ANODADA HASTA LA MUERTE en Cristo, y no caprichosamente si no por nuestra salvación y liberación en el Espíritu Santo.

FELIZ DÍA DEL AMOR FRATERNO EN EL SEÑOR.

Pedro García Pérez

sábado, 13 de abril de 2019

Evangelio Domingo de Ramos 2019



COMENTARIO AL DOMINGO DE RAMOS 2019. LECTURA DEL EVANGELIO DE LA PROCESIÓN DE LOS RAMOS DEL CAPÍTULO 19 VERSÍCULOS DEL 28 AL 40 DEL EVANGELIO DE LUCAS  Y LECTURA DEL EVANGELIO  DE LA MISA DEL CAPÍTULO 22 VERSÍCULOS DEL 14 AL CAPÍTULO 23 VERSÍCULO 56 DEL EVANGELIO DE LUCAS

Entramos de lleno en la SEMANA SANTA, esto es terminado el Tiempo de CUARESMA donde la Ligurgia de la Iglesi nos ha presentado lecturas de los evangelios haciendonos reflexionar sobre las enseñanzas de Jesús que nos mueven a una conversión verdadera con un CORAZÓN NUEVO. Y todo ello para PREPARARNOS a celebrar el acontecimiento fundamental de la fe cristiana la de la SALVACIÓN y LIBERACIÓN precisamente el paso de la MUERTE a la  RESURRECCIÓN de Cristo. 

En este DOMINGO DE RAMOS la Liturgia de la Iglesia escoge para la lectura del Evangelio todo el relato de la PASIÓN DE JESÚS Y MUERTE DE JESÚS comenzando por la Cena Pascual con sus discípulos y previo a ello en la PROCESIÓN DE LOS RAMOS con la lectura de la Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.  

Las citas correspondientes desde la ÚTIMA CENA Y LA PASIÓN Y MUERTE DE JESÚS son centrales en el mensaje y la fe cristiana como PASO al eje fundamental de la predicación cristiana en la RESURRECCIÓN, que celebraremos con especial intensión en el JUEVES SANTO, en el VIERNES SANTO y en la VIGILIA PASCUAL Y DOMINGO DE RESURRECCIÓN.

Hoy Domingo de Ramos se leerán todo el relato de la PASIÓN como tambien se hace el VIERNES SANTO, donde profundizaremos en el comentario al Evangelio.

Este DOMINGO DE RAMOS la Liturgia de la Iglesia nos presenta la PROCESIÓN DE LOS RAMOS, previo a la MISA, con la lectura al evangelio de Lucas en su capítulo 19.

Que estas lecturas de los evangelios responden al relato de unos hechos históricos es evidente, y que tienen unos elementos teológicos y catequéticos que los evangelistas han elaborado a la luz del Espíritu Santo como textos postpascuales que son es tambien evidente. La introducción de elementos catequéticos por parte de los evangelistas como en este caso en estas lecturas del Evangelio de Lucas no quitan para nada su realidad como acontecimiento histórico y como relato histórico. 

Es también evidente que Jesús conocía muy bien las Sagradas Escrituras, como nos muestras multitud de pasajes de los Evangelios, y en este sentido despues de varios años de predicación iniciada profeticamente como refiere el evangelista Lucas (Lc 4) y de haber tomado conciencia de su mesianismo sabía lo que podía sucederle y de hecho tomará diversas profecías de los antiguos profetas para hacer referencia a su persecución y muerte.  Los acontecimientos que iban sucediendose le hacian tomar conciencia de ello por su PREDICACIÓN Y ACCIÓN como sus MILAGROS y choques dialécticos con fariseos, saduceos, maestros de la Ley judía entre otros.



COMENTARIO A LOS EVANGELIOS DE LUCAS DOMINGO DE RAMOS

La lectura del evangelio de Lucas en su capítulo 19, 29-40 nos narra la Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén y en la lectura de la Misa nos narra la Cena Pascual y la Pasión y Muerte de Jesús. 

Jesús fue tomando conciencia de cual era el mesianismo que Dios le pedía, hasta el útlimo día "Padre no se haga mi voluntad sino la tuya", "Padre porque me has abandonado" "Padre perdonalos porque no saben lo que hacen" "Padre en tus manos encomiendo mi espíritu". En todas estas expresiones de Jesús vive su mesianismo de forma progresiva y absoluta.  

Jesús despues de esos años de predicación mesiánica clara, sabía que entrar en Jerusalen para celebrar la Pascua judía (donde conmemoran la LIBERACIÓN de la esclavitud de Egipto siglos atrás) y que en aquel tiempo los judíos tenía una especial vinculación con la esperanza del advenimiento del Mesias esperado por Israel, dado tambien el sometimiento que tenían por el poder romano en aquellos tiempos, aunque compartido con la autoridad religiosa judía representado en el Sanedrín judío dirigido por los Sumos sacerdotes  que respetaban los romanos. De este modo Jesús tomó conciencia previa de que aquella Pascua a la Jesús fue a celebrarla a Jerusalen con sus discípulos tenían unos circunstancias mesiánicas especiales, y de este modo ya preparó dicha Pascua con sus discípulos de forma mesiánica montado en un pollino osea una borriquita de asna, como refiere la profecía de Zacarías en su capítulo nueve, Zac 9,9 "No temas hija de Sion, mira que viene el Rey montado en un pollino de asna"

Los elementos catequéticos y teológicos que los evangelistas incorporan a la hora de narrar estos acontecimientos empiezan a tomar forma, a la luz de la fe en Jesús con el Espíritu Santo despues del reconocimiento de Jesús como el verdadero cumplimiento mesiánico prometido en las Escrituras. Este reconocimiento postpascual que los evangelios plasman como en este caso el de Lucas, mostrandonos a las gentes que a su paso de Jesús entrando en Jerusalen "la gente alfombraba el camino con los mantos ..... la masa de los discípulos entusiasmada se pusieron a alabar a Dios a gritos, - Bendito el que viene como rey en el nombre del Señor. Paz en el cielo y gloria en lo alto". 



Los hechos narrados por los evangelistas tienen un componente histórico y otro catequético, mostrandonos a Jesús como el Mesías prometido y al mismo tiempo el tipo de mesianismo desde la humildad y el servicio. De hecho Jesús escoge un pollino para hacer su entrada y no un caballo ni un mulo. Jesús sabía desde el primer momento que su mesianismo se iba a cumplir de forma definitiva en aquella Pascua de forma  que había que expresar desde el primer momento, que las promesas de salvación divinas venían desde la humildad de un Dios inmenso que se abaja para redimir al ser humano desde el servicio y la entrega por amor. Esta conciencia de Jesús, la va a ir viviendo y expresando de forma límite en esta Pascua y asi se acontece desde la misma entrada en Jerusalén, desde la aclamación hasta la Pasión y muerte precisamente para vencerla desde su raíz y que serán expresados por los evangelistas en el acontecimiento de la Resurrección.

Así pues, Jesús tomó la iniciativa de celebrar aquella Pascua con sus discípuos sabiendo que "había llegado la hora", como refiere el Evangelista Juan tratando catequéticamente esos momentos históricos redentores de Jesús, había llegado el tiempo de presentar todo ese mesianismo profético que referían las Escrituras, el cumplimiento con una ENTREGA dolorosa, redentora a la vez llena del Amor divino de salvación, su bondad hasta el extremo, su amor desmedido sobre la humanidad se iba a cumplir en Él.

Y precisamente esta Pascua especial mesiánica que Jesús prepara con sus discípulos se iba a cumplir con una entrada triunfal de Jesús en Jerusalen, de tal modo que muchos lo reconocen como aquel que hacía milagros y le reconocen como Mesías, los títulos que le dan y que el evangelista Lucas expresa en estos versículos parte del temor que tenían sus adversarios sobre Jesús, que lo catalogasen de Rey y por otra parte que lo hicieran vincular con Dios mismo. Así lo expresa Lucas en el versículos: " Bendito el que viene como rey... Paz en el cielo y Gloria en lo Alto" "Maestro reprende a tus discípulos" y el replicó: "Os digo que si estos callan gritarán las piedras".

De este modo independientemente de los elementos catequéticos y teológicos que los evangelistas hayan podido a la luz de la fe postpascual en Jesús para una mayor aclaració de los acontecimientos históricos que se sucedieron en la Pascua que serán convertida precisamente por Jesús en la Pascua cristiana de salvación en su Muerte y Resurrección. En la Nueva Alizanza que profundizaremos más en el JUEVES SANTO de la Cena Pascual. 

Por tanto a Jesús esta Pascua con sus discípulos ha sido preparada no de un día para otro sino que fueron los acontecientos desde años atrás con el inicio de su predicación y enseñanzas con sus discípulos lo que le va a traer a celebrar esta PASCUA especial, con la cual Jesús va a dar cumplimiento a las profecias que Él mismo iba anunciando como mesiánicas y redentoras definitivas. Y así antes de su Pasión y muerte en la cruz, sus gestos y símbolos serán un constante mensaje de un Dios que salva desde la humildad desde la inmensidad y grandeza de Dios se ponen en actitud servicial como medio de salvación, el anodadamiento de Dios en Jesús como medio redentor y salvador desde el amor divino que tendrá su expresión máxima en la ENTREGA de su vida por Amor. El hecho fundamental de anodadamiento de Dios en Jesús salva a la humanidad entera por su Espíritu Santo.

Este entrega redentora de Jesús, de su anodadamiento, mostrando a un Dios inmenso que se abaja hasta la muerte para vencerla no es un recurso literario, sino una realidad vivida por Jesús mostrando así desde la Entrada en Jerusalen de un Dios que desde su inmensidad se abaja en actitud de servicio hasta dar su vida por amor que por su Espíritu Santo no quedará en la muerte física sino con la donación del Espíritu Santo a la Resurrección de todo el ser humano afectando a su naturaleza que es la Resurrección de Jesús. motivo del auténtico mensaje y fe cristiana. La Resurrección de Jesús y su sentido salvador de todo el género humano que profundizaremos y que celebramos el Domingo de Resurrección.
Feliz Semana Santa 

Pedro García Pérez




Semana Santa 2019

Fotografía: Joaquín Hernández "Kiki"


Para muchos la Semana Santa será un tiempo de vacaciones. El recuerdo de la muerte de Jesús, de un inocente condenado injustamente, no les va a quitar la posibilidad de disfrutar de un tiempo de descanso y de cambio de aires en primavera. Tampoco a la mayoría nos impide vivir tranquilamente el recuerdo de tantas víctimas que aparecen en los noticiarios. Y, sin embargo, esta semana va a ser una oportunidad única de enfrentarnos con el mal en el mundo y de creer que se puede vencer el mal a fuerza de bien.  
El Domingo de Ramos es como el pórtico de la Semana Santa. En él vemos ya presente los dos grandes acontecimientos de la vida de Jesús, su muerte y su gloria. La entrada triunfal en Jerusalén anuncia su triunfo definitivo (Lc 19,28-40). No debemos perder de vista que caminamos hacia la resurrección, pero antes es necesario pasar por la pasión. Jesús anunció el Reino de Dios y lo hizo presente a través de diversos gestos proféticos, como el comer con los pecadores o sus milagros. Quiso inaugurarlo con su solemne entrada en la capital, aclamado por todos los que esperaban el Reino. En ese Reino entrará de manera inmediata el buen ladrón, que confiesa su fe y su confianza en Jesús.
La lectura de la pasión, hoy y el Viernes Santo, da una densidad especial al misterio de la cruz, con la que Jesús redimió al mundo. Vamos a contemplar la pasión del Señor no como simples espectadores, que permanecen fuera del juego, sino entrando también nosotros en ella. Metámonos dentro de los diversos personajes. Ante todo identifiquémonos con Jesús “que me amó y se entregó por mí”. Descubramos sus sentimientos profundos de amor al Padre y a los hombres. Siendo Dios, se despojó de toda gloria y compartió la condición de los pobres y humildes. Más aún, se hizo obediente hasta la muerte de cruz (Filp 2,6-11).
Es ese vaciamiento de sí mismo, para poder ser solidario con los últimos de la tierra, el que le permitirá llenarse totalmente de Dios en la resurrección. A los ojos de la sabiduría humana, el misterio de la cruz es una locura, pero para los que creen en Cristo es la manifestación del amor, de la fuerza y de la sabiduría de Dios. Hay que entrar en el misterio de la cruz con un corazón de discípulo, que quiere aprender de su Señor, sin tener miedo a arriesgar la vida.
En la Pasión de san Lucas, Jesús aparece como el justo inocente perseguido injustamente por sus enemigos (Lc 22,14-23,56). Su sufrimiento revela el amor y la misericordia del Padre para con todos sus hijos descarriados. La cruz de Cristo no tiene nada de trágico sino que encarna el amor con el que cada discípulo tiene que llevar en su vida las contrariedades y contradicciones  a causa del seguimiento de su Señor.
Pero también la contemplación de los demás personajes de la pasión, nos ayudan a descubrir la realidad de nuestras vidas y de nuestro pecado. Judas, el discípulo que lo entregó, es para todos nosotros una seria advertencia de que también nosotros podemos traicionar a Jesús y hundirnos después en nuestra desesperación. También Pedro lo negó, pero supo llorar su pecado. Los otros discípulos lo abandonaron por miedo, pero volvieron a creer en Él cuando lo vieron resucitado.
Pilato se lava las manos en signo de inocencia, pero condena al inocente para no perder la amistad con el emperador. Herodes, curioso por poder ver algún milagro, se reconcilia con Pilato que le envió a Jesús para que lo juzgara. Los sumos sacerdotesconsideran a Jesús un blasfemo, porque ha anunciado un Dios de misericordia y de perdón. ¿Qué personaje eres tú en la pasión de Jesús que continúa hoy día? La pasión de Jesús se actualiza en la celebración eucarística. Al comulgar el cuerpo de Jesús participamos en su destino de muerte y resurrección. Empecemos con ánimos la Semana Santa y acompañemos a Jesús a lo largo de ella para llegar a la alegría de la Pascua.

viernes, 12 de abril de 2019

¡Bendito el que viene en nombre del Señor!




En aquel tiempo Jesús iba hacia Jerusalén, marchando a la cabeza. El de Jesús es un camino que sólo podrán recorrer con ramos de fiesta quienes hayan visto las obras de Dios.

Los discípulos de Jesús se pusieron a alabar a Dios por todos los milagros que habían visto. Jesús marcha a la cabeza, va delante, y los discípulos, en aquel hombre que los precede, ven, entera y asombrosa, una historia de gracia de la que han sido testigos, un ayer de gozos inesperados, de luz en ojos ciegos, de palabras en lenguas trabadas, de sonidos estrenados en oídos cerrados, de pureza en la lepra, de mesa de Dios para hijos perdidos y pecadores perdonados.

Los discípulos dicen: ¡Bendito el que viene como rey, en nombre del Señor!; lo dicen mirando a quien los precede; lo dicen recordando lo que han vivido con él.
Hoy también tú, comunidad creyente, te sumas a la comitiva de los discípulos, aclamas con ellos a tu Señor, gozas mirando al que te precede, porque recuerdas lo que has vivido con él: recuerdas la claridad de su luz en los ojos de tus hijos el día de su bautismo, el milagro de la palabra haciéndose revelación en tus oídos, bendición en tu lengua, jubileo en tu corazón; recuerdas la abundancia de la mesa a la que fuiste invitada por él, y en la que comiste con el Señor el pan de la vida, el vino de la salvación; recuerdas su vida entregada para tu vida, recuerdas su resurrección gloriosa, que es fundamento y certeza de tu resurrección; recuerdas y aclamas: “¡Bendito el que viene como rey, en nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en lo alto!

Tú sabes, Iglesia amada del Señor, que no recuerdas cosas que pertenecen al pasado, sino realidades que forman parte de presente. Hoy celebras la eucaristía; hoy escuchas palabras que llegan como un fuego a lo más hondo de ti misma: Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía Esta copa es la Nueva Alianza sellada con mi sangre, que se derrama por vosotros. Hoy contemplas al que te precede y recibes su cuerpo entregado y entras en la Alianza sellada con su sangre. Y mientras recibes al que se te da y entras en la dicha de la Alianza nueva y eterna, contemplas el misterio de la cruz de tu Señor, en la que todo se consuma, todo se perfecciona, todo se hace definitivo.

“¡Bendito el que viene como rey, en nombre del Señor!

¡Señor mío y Dios mío!

Fr. Santiago Agrelo
+ Arzobispo de Tanger

sábado, 6 de abril de 2019

Evangelio V Domingo de Cuaresma 2019



COMENTARIO AL EVANGELIO DEL QUINTO DOMINGO DE CUARESMA CAPÍTULO OCTAVO VERSÍCULOS DEL UNO AL ONCE DEL EVANGELIO DE JUAN. (Jn 8, 1-11)

LLegamos a la última semana del Tiempo de Cuaresma y la Liturgia de lal Iglesia nos propone para prepararnnos a la celebración del fundamento de la fe cristiana: la MUERTE Y RESURRECCIÓN DE CRISTO. Acontecimiento fundamental del ANUNCIO de la Iglesia donde los evangelios, la Buena Noticia dan testimonio con el Espíritu Santo.

Así durante estas cuatro semanas anteriores las lecturas de los evangelios de los Domingos nos han ido introduciendo con ellas, un mensaje de CONVERSIÓN del CORAZÓN, hacia un CORAZÓN dispuesto centrado en el AMOR A DIOS Y AL PRÓJIMO, una llamada a nuestras conciencias a través de las ENSEÑANZAS de Jesús a sus discípulos para anunciarnos el amor divino desde la misericordia y la humildad de quien se reconoce necesitado. Así han sido las anteriores citas  en los Domingos de Cuaresma previos, las tentaciones de Jesús en el desierto en Lc 4, 1-13 ; la transfiguración de Jesús en Lc 9, 28-36; la conversión verdadera dando fruto en la parábola de la higuera; la conversión, el perdon, la justicia, el amor en la parábola del hijo pródigo en Lc 15. Todas nos hecho tomar conciencia del mensaje y enseñanzas de Jesús centradas en la conversión y la misericordia. Y en este último Domingo de Cuaresma va a seguir presentandonos la liturgia de la Iglesia una lectura en este caso del evangelio de Juan donde la JUSTICIA y los Mandamientos tienen su centro en la  MISERICORDIA.

De este mdo ya acercandonos a la Semana Santa la lectura del evangelio de Juan  en los versículos del uno al once del capítulo ocho del evangelio de Juan ,  las  enseñanzas de Jesús están  relacionadas con acontecimientos reales del pueblo. Un caso concreto donde una mujer sorprendida en adulterio, ha transgredido los Mandamientos y la Ley judía propone la lapidación. Una vez más Los Mandamientos de Dios, la JUSTICIA, la letra de la Ley tienen que dar su sentencia. De nuevo Jesús antepone la letra de la Ley a la centralidad del Amor de Dios, al primero de los Mandamientos fundamentados en el Amor a Dios y al prójimo, donde la MISERICORDIA y el PERDÓN tienen la última palabra. Y así Jesús lo transmite en el acontecimiento narrado en estos versículos del evangelio de Juan.



Comentario del evangelio Jn 8, 1-11

Con estos versículos del Evangelio de Juan antes de terminar el Tiempo de lal Cuaresma y de entrar plenamente en la Pascua de Jesús de su MUERTE Y RESURRECCIÓN.

El evangelista Juan  con estos versículos del capítulo ocho expresa de nuevo unas ENSEÑANZAS DE JESÚS centradas como siempre en la MISERICORDIA el PERDÓN  y el AMOR de Dios, dandole el verdadero sentido de los mandamientos y  que muestra un Dios Salvador, un Dios de vida y no de muerte. Y ello cuando nos aproximamos en la Semana Santa  a celebrar el Misterio Pascual de Cristo que expresa su mensaje salvador en la muerte y Resurrección de Cristo dando muerte a la misma muerte. El Misterio salvador de Cristo, es Misterio de fe que profundizaremos en los días propios de la Semana Santa de Pasión, Muerte y Resurrección.

Así  en las lecturas de este Domingo V de Cuaresma Las enseñanza de Jesús en estos versículos del Evangelio de Juan nos enseña a no ser jueces del prójimo, no ser ejecutores de muerte, sino dejar el juicio moral a Dios y mirarnos a nosotros mismos por dentro como refiere Jesús en sus enseñanzas "quita la viga de tu ojo antes de querer quitar la mota en el ojo de tu hermano".

Por tanto a traves de este hecho real en la vivencia del pueblo respecto a la mujer sorprendida en adulterio sirve al evangelista para de nuevo expresar las enseñanzas de Jesús donde el juicio están centradas en el amor y el perdón. La presencia de Jesús en este acontecimiento da la oportunidad de Jesús de mostrar al Dios de la vida y la conversión. La presencia del Espíritu Santo en Jesús, hace reflexionar a todos los que se encontraban en el lugar de los hechos.

QUE ESTA Y LAS DEMÁS LECTURAS DE LOS EVANGELIOS EN LOS DOMINGOS DE CUARESMA tengan ese efecto de reflexión como la reflejada en la lectura de este evangelio de Juan, y nos ayuden a predisponer nuestro corazón limpio y celebrar la Pascua de Jesús con esa MISERICORDIA con la que Dios nos da en su HIJO JESUCRISTO.

Pedro García Pérez

viernes, 5 de abril de 2019

Enjuiciada y amada




El evangelio es el de aquella “mujer sorprendida en adulterio”. Pero la comunidad que hoy celebra la eucaristía sabe que ése es su evangelio.
A Jesús “le traen” una pecadora; con Jesús se queda una redimida.
A Jesús “le traen” una mujer condenada por la ley; con Jesús se queda una mujer pacificada por el amor.
A Jesús “le traen” una humanidad aplastada por la tristeza de la muerte; con Jesús se queda una Iglesia que ya celebrará para siempre la alegría de la vida.
Quiero recordar con vosotros las últimas palabras de este evangelio “de la adúltera” y nuestro:
Jesús se incorporó y le preguntó: _Mujer, ¿dónde están tus acusadores?, ¿ninguno te ha condenado?
Ella contestó: _Ninguno, Señor.
Jesús dijo: _Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más”.
San Agustín lo contempló así: “la Miserable y la Misericordia, quedaron allí los dos solos”.
Ahora se puede entender que ella y nosotros podamos olvidar lo de antaño, y dejemos de pensar en lo antiguo, pues el Señor cambió nuestra suerte: el Señor ha estado grande con nosotros, con él hemos recorrido el camino de una pascua nueva, él nos ha devuelto la alegría, y por él la vida se nos ha hecho de casa. ¡La luz de la misericordia ha irrumpido en la oscuridad de nuestra miseria!
Considera ahora cómo la Misericordia se quedó allí en medio con la Miserable: Se inclinó Jesús, hasta escribir con el dedo en el suelo; se inclinó la Palabra divina hasta la condición humana; se inclinó la gracia sobre los pecadores cuando Jesús, para  rescatarnos, bajó al abismo de la muerte.
Cuando hoy recibas al Señor en el misterio de la santa comunión, escucharás una voz que alcanzará lo más hondo de tu ser:
“_Mujer, ¿ninguno te ha condenado?
_Ninguno, Señor.
_Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más”.
Y aunque te parezca un sueño, Iglesia enjuiciada y amada, hoy, en Cristo, habrás pasado de la muerte a la vida.

Fr. Santiago Agrelo
+ Arzobispo de Tánger

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *