sábado, 22 de diciembre de 2018

Evangelio del Domingo 23 de Diciembre de 2018



El Evangelio de Lucas en sus primeros capítulos referidos en los anteriores comentarios, la liturgia de la Iglesia nos prepara a la celebración del nacimiento de Jesús.

Si en los Domingos de Adviento anteriores el capítulo tercero de Lucas nos mostraba a Juan el Bautista preparando el camino al Señor justo antes de la predicación pública de Jesús aludiendo a ese Bautismo del Espíritu Santo con el que Jesús bautizará, siendo así que nos va anunciando una preparación de conversión de nuestro corazón.

Ahora próximo a la Navidad a la celebración grande del Nacimiento de Jesús el cristiano, muestra su fe en el cumplimiento de la promesas divinas de la Historia de salvación bíblica realizada en Jesús como encarnación de Dios.


Esta realidad que desde la fe cristiana proclamamos al mundo con el nacimiento de Jesús, desde la liturgia de la Iglesia ahora en este IV Domingo de Adviento, el capítulo 1 de Lucas nos prepara a la Navidad, anunciando unos hechos que preceden al nacimiento, como son justamente estos versículos propuestos por la ligurgia, los versículos del 39 al 45 del capítulo .lleva en su seno, en cuanto a la acción del Espíritu Santo, en la presencia misma del Espíritu Santo en la naturaleza humana.



Así en estos versículos del evangelista Lucas quiere enseñarnos que la presencia del Espíritu Santo llena todos estos acontecimientos de María aludiendo en este caso a la visita que le hace María embarazada de Jesús a su prima Isabel embaraza de Juan el Bautista: "En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre", "Quien soy yo para que me visite la madre de mi Señor", "bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientrre". Estas palabras de Isabel esposa de Zacarías, preparan la Navidad en la presencia del Espíritu Santo.

Estos acontecimientos que el evangelista Lucas nos presenta en el capítulo 1, no están en los otros evangelios. El evangelista Lucas toma datos, recopila acontecimientos sobre los primeros hechos de María y hace una CONFESIÓN DE FE en los escritos del capítulo primero utilizando unos recursos literarios para ello que nos lleva a adentrarnos en una verdad plena de sentido desde el reconocimiento postpascual de la fe en Jesús, con el Espíritu Santo, de su muerte y resurrección, que es desde donde escribe Lucas todos estos acontecimientos.

La acción del Espíritu Santo, por tanto se presenta como clave en todo lo que nos transmite Lucas en estos versículos.

Hagamos con estos versículos que nos propone la Iglesia, un tiempo de oración, de silencio, de contemplación y adentrmonos en los misterios de salvación de la fe cristiana, sin entrar en profundidades exegéticas ahora, desde la esperanza cierta de la salvación en la presencia del Espítitu Santo y celebremos contemplando el nacimiento de Jesús, con amor y alegría.

Pedro García Pérez

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *