-

-

viernes, 17 de abril de 2015

Reconocer al Resucitado

 A los discípulos de Jesús les resultó incomprensible el desenlace de su historia con el maestro. Tanto su muerte como su resurrección les dejó perplejos. Al verlo resucitado, no eran capaces de reconocerlo. Incluso llegaron a pensar que tenían delante un fantasma. Digamos que la imagen actual no casaba con la que ellos tenían de haber vivido con Jesús.
Las Escrituras que ellos leían no les ayudaron mucho en un primer momento a entender lo que estaba pasando. No debemos pues extrañarnos de que tampoco nosotros comprendamos muchas veces lo que la Biblia nos quiere decir. Se nos presentan como una colección de libros con historias muy diversas. Parece que carece de unidad. Fue necesario que Jesús les abriera el entendimiento para que comprendieran las Escrituras (Lc 24,35-48). En realidad Jesús les dio la clave de comprensión de un lenguaje que parecía cifrado y sellado con siete sellos. Jesús mismo es la clave de comprensión de la Escritura. La Escritura habla de Jesús. En Él recibe su sentido y la luz que ilumina su comprensión. Toda la Escritura nos habla de la salvación de Dios en Jesús, muerto y resucitado. Tan sólo con la resurrección de Jesús las Escrituras se hacen comprensibles. Las Escrituras no se entienden sin Jesús, pero tampoco podemos comprender a Jesús sin las Escrituras.
Los apóstoles quedaron desconcertados ante la Pasión y Resurrección del Señor. Intentaron entenderlo a partir de la Escritura, pero ésta continuaba sellada. Tan sólo el don del Espíritu les hizo caer en la cuenta de que las Escritura anunciaba ya esa muerte y resurrección. Entonces todo apareció claro. El plan de Dios, que antes parecía sin sentido, ahora se manifestaba en toda su lógica. Incluso tenía un sentido la acción de unos personajes que habían querido escapar al control del autor e impedir su plan. Dios es capaz de escribir recto con renglones torcidos (Hechos 3,13-19). Incluso la rebelión de esos personajes estaba prevista por Dios. En Jesús resucitado, Dios ha reconciliado el mundo e invita a la conversión para recibir el perdón de los pecados. Ya no hay dudas. Ya no hay miedo a fantasmas sino que el Señor Resucitado sigue vivo en la comunidad.
Jesús les abrió el entendimiento de las Escrituras cuando estaban reunidos en comunidad. Tan sólo la comunidad eclesial es capaz de comprender las Escrituras. Cada uno por su cuenta se pierde de nuevo en los vericuetos de estos escritos. Es en la comunidad eclesial donde sigue presente y actuante Jesús Resucitado con su Espíritu. Él es la clave de interpretación de la Escritura. Pero ha sido la comunidad eclesial la que hizo la experiencia del Señor Resucitado y la que nos la ha transmitido en las Escrituras, de manera particular en los Evangelios. Nosotros podemos encontrarnos personalmente con el Resucitado, pero ese encuentro tan sólo será auténtico si refleja la experiencia eclesial de la Iglesia primitiva y de la Iglesia sin más en nuestro tiempo.
Da la impresión de que a los apóstoles no les bastó el que Jesús les diera una clase teórica sobre cómo las Escrituras anunciaban su misterio. Fue necesario que el Jesús resucitado se manifestara como el Jesús con el que habían convivido antes de su muerte. El lazo de unión fue la evocación de las comidas con Jesús. Tan sólo cuando a las palabras les acompañan las acciones es posible reconocer a Jesús resucitado. Tan sólo comiendo juntos, reconocemos que se trata de Jesús.
Jesús no abrió el entendimiento de sus discípulos para que entendieran unos textos sino para que entendieran su vida. Tan sólo el que guarda sus mandamientos lo conoce de verdad (1 Juan 2,1-5). Que la fracción del pan nos permita reconocer al Resucitado que sigue abriendo para nosotros el futuro de la vida.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *