-

-

viernes, 13 de febrero de 2015

Quedó limpio

El fondo de nuestro corazón es como un pozo de agua viva. La vida nos va dejando muchas veces un poso de tristeza y de amargura, de traición y culpa que va enturbiando esa agua pura. Desearíamos que algunas cosas no hubieran ocurrido. Pero la vida no vuelve atrás. Tan sólo Jesús tiene la capacidad de reconstruir nuestra vida, de purificar el fondo de nuestro ser de manera que sea limpio y transparente.
Jesús tiene el coraje de romper con los tabúes religiosos de la exclusión (Lv 13,1-2.44-46), provocados por el miedo al contagio. Jesús no tiene miedo a contagiarse, a contaminarse, a mancharse las manos al ir al encuentro del leproso (Mc 1,40-45). Ni él tiene miedo de acercarse a los leprosos, ni los leprosos respetan la prohibición de acercarse a los hombres, cuando se trata de Jesús. Algo importante está ocurriendo con la venida del Reino de Dios, como algo importante sucedió cuando los médicos y enfermeras se atrevieron a tratar el sida y todos nosotros le perdimos el miedo.
Ser excluido de la sociedad de los hombres como el leproso era ser condenado ya a muerte. ¿Cómo curarte si no te dejan ir al encuentro de los que te pueden curar? Desgraciadamente en la vida social empleamos demasiadas veces la terminología médica: extirpar, arrancar de raíz. Todo ello se traduce en la terrible exclusión que experimentan muchos hermanos nuestros.
Son nuestros miedos irracionales los que tantas veces no nos permiten vivir en paz juntos. Imaginamos al otro como una amenaza para nuestra vida, para nuestro bienestar. Unas veces la amenaza viene de los enfermos, otras de los pobres, otras de los emigrantes, otras de los que tienen otra religión. Todos son miedos que no nos dejan ser felices y que colocan al hombre contra el hombre. Pablo nos da ejemplo de cómo acercarnos a todos, a judíos y griegos, a las diversas culturas de nuestro tiempo (1 Cor 10,31-11,1).
Las personas en la antigüedad veían en esas enfermedades el castigo de Dios por los pecados. Jesús, en cambio, se solidariza con todos los que sufren y hace suyo el sufrimiento de los demás. Él tomó sobre sí nuestras enfermedades y cargó con nuestros pecados. A la petición del leproso, no le pone ninguna condición ni exigencia previa. Jesús lo cura porque ve que el leproso quiere ser curado y tiene confianza en el poder de Jesús. Luego sí, le recomienda que siga los pasos marcados por la Ley para poder de nuevo reintegrarse plenamente a la comunidad humana.
Son nuestros miedos personales los que tantas veces nos paralizan en nuestra vida y nos impiden integrarnos totalmente en la familia, en la comunidad, en la sociedad. A veces nos refugiamos en nuestra madriguera a rascar nuestras heridas. Necesitamos que alguien nos libere de esa lepra interior y nos integre de nuevo en la comunidad de los salvados. Es nuestro pecado el que no nos permite estar en comunión con los demás y con Dios. Pidámosle a Jesús en esta Eucaristía que nos sane de nuestras enfermedades y nos ayude a ser instrumentos de paz y reconciliación en nuestro mundo.
Por P. Lorenzo Amigo
Sacerdote Marianista

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *