-

-

domingo, 2 de noviembre de 2014

Tierra


La forma más antigua de desigualdad. Históricamente, la tenencia de tierras era lo que marcaba la riqueza de las familias. En los países en desarrollo sigue siendo así. Las superficies agrícolas son especialmente importantes para su subsistencia. Y cultivar un terreno propio es, para muchos, la única garantía de que mañana podrán comer. En la mayoría de países de América Latina, el coeficiente de Gini en relación a la desigualdad en la distribución de la tierra supera el 0,8. Las grandes explotaciones de potentes empresas están asediando, expulsando, desplazando y hundiendo a la población rural.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *