-

-

jueves, 6 de noviembre de 2014

Racismo, ébola e inmigración

Esto es Canarias. Las Islas Afortunadas
Lugar de destino turístico para muchos afortunados












Sin contar con los turistas nacionales, la visitaron el año pasado más de 10.600.000 extranjeros, que vienen a disfrutar de su clima subtropical.

Esto ocurre también en Canarias
Lugar de arribada de muchos africanos que se arriesgan a alcanzarla para mejorar su fortuna










Como los 21 inmigrantes que ayer miércoles, tras llegar sobre las 9 de la mañana, en una patera a sus playas, ganándola sobre las 9 de la mañana a pie, se vieron obligados a permanecer cinco horas al sol, a más de 30º C, esperando a que las autoridades decidieran si activaban el protocolo para casos de ébola con ellos. Como algunos presentaban fiebre, sonó la alarma y se puso patente la descoordinación de las instituciones.

La Cruz Roja decidió aplicar su protocolo para el ébola y solicitó la intervención de Sanidad, cuyos médicos tardaron cuatro horas en llegar. Mientras que esto ocurría, y la policía los retenía en una zona de la playa, los voluntarios, sin los medios de protección adecuados, poco más que pudieron dejarles algunos alimentos y agua a distancia bocadillos y botellas de agua.

Una vez llegados los médicos, deciden no mantener el aislamiento, por considerar que ninguno de ellos procedía de los países afectados por el virus del ébola. Sin más criterio. Iniciándose el traslado de los recién llegados, tras jugarse la vida en el Atlántico a bordo de tan vfrágil embarcación, en un camión de los que se usan para la limpieza, pese a la oposición y protestas de la Cruz Roja que consideraba el trato inhumano. ¿Inhumano o racista al considerarlos inferiores?

Lo demás es fácil de suponer: Los inmigrantes acabaron en la Comisaría de Policía para su identificación e iniciar el procedimiento de expulsión.

Es parte del drama que se escribe no sólo en las playas de Canarias, sino en todas las del sur de España, y en las vallas fronterizas de las ciudades de Ceuta y Melilla. Dramas que requieren de políticas solidarias con corazón, y no solo la aprobación de la Directiva sobre Retorno de la Unión Europea acerca de los procedimientos y normas para el retorno de nacionales de terceros países que se encuentren ilegalmente en su territorio. No se puede limitar los derechos fundamentales de las personas si queremos que la Unión Europea sea un espacio de verdadera libertad, justicia y seguridad.

Invitamos, desde nuestro carisma cristiano, a pedir que se escuche vuestra voz a favor de medidas que garanticen sus derechos, protocolos adecuados, y trato humano.

Igualmente a dirigir vuestras oraciones por los que arriesgaron su vida para llegar a una tierra que los expulsa, negándoles que se le haya prometido, y por aquellos que murieron por vivir, en medio de las aguas de océano, sin poder cumplir su sueño de pisar la tierra prometida, porque a ellos nunca se les podrá llamar muertos.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *