-

-

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Petición urgente

ANDE YO CALIENTE Y RÍASE LA GENTE
Os pido unos minutos esperando que, lo que os voy a decir, lo recordéis más allá de lo que dura en nuestra memoria el contenido de un tweet o un estado en Facebook.
Llevamos unos días en los que hemos dejado atrás el otoño veraniego que hemos disfrutado, y como nuca llueve a gusto de todos, ya son muchos los que ven este cambio de la meteorología con felicidad. Los comerciantes podrán rentabilizar el gasto realizado para la temporada, el que más y el que menos habrá cambiado la ropa de sus armarios, algunos pensaran que ya no es tan necesario hacer esfuerzo en los gimnasios porque la ropa de otoño- invierno disimula muchos defectos. Llueve, vamos con prisa, y prestamos menos atención a los que rebuscan en la basura o a los que desde temprano ocupan algún lugar en nuestro camino para llamar a nuestra caridad. Tanto que, por refugiarnos de la que cae, apenas reparamos en su presencia. No nos paramos para mirarle a la cara, de hecho, más tarde puede que ni le reconozcamos y mucho menos perderemos el tiempo en darle los buenos días. Al fin y al cabo nos cuesta dárselos incluso a nuestros vecinos hoy en día.

No, en nuestra comunidad no puede pasar desapercibido algo porque se haya hecho habitual. Ver a alguien rebuscando en un contenedor pudo ser, en un momento dado, algo chocante, pero ignorarlo es anormal y aberrante.
Ni vamos a entrar en el debate politicólogo al que todos nos sumamos con facilidad, ni en la demagogia  barata de utilizar estos dramas como munición, que hayamos venido cargando en los últimos años, para disparar nuestro descontento, ya que con ello entraríamos en la inacción.
La meteorología se precipita y, a esas personas que pueden vivir cerca de nosotros, posiblemente con hijos, aunque nos parezca lo contrario no les sobra el tiempo. No podemos desentendernos de él, ni  rechazarlo. Su futuro es difícil, más aún cuando rebusca en la basura las migajas de una comunidad a la que le cuesta encontrar salidas viviendo al día, pero de manera inmediata debe enfrentarse al frío invernal.
Ellos, mientras nosotros esperamos con ilusión la venida de Jesús, temían que llegasen estas fechas de las que nada esperan y porque padecerán las inclemencias meteorológicas si nadie lo remedia.
Esas frías madrugadas ya están aquí, y la asociación CALOR EN LA NOCHE de Cádiz, y que pertenece a la Salle, NECESITA URGENTEMENTE material para que las personas sin hogar puedan combatirlas,
La acción no puede retrasarse.
SOLICITAN mantas, sacos de dormir, ropa de abrigo.

Quienes deseen hacerlo, pueden hacer entrega de su donación de mantas, ropa de abrigo, en buen estado, en la Iglesia de San Francisco a Fray José María Estévez, justo antes y después de la misa de doce, a la atención de Compromiso Marana-thá para coordinar su entrega a la entidad beneficiaria.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *