-

-

domingo, 9 de noviembre de 2014

MODELO DE ACCIÓN: EL BUEN SAMARITANO


Benedicto XVI se pregunta en el número 31 de la Encíclica Dios es Amoracerca de los elementos esenciales de la caridad cristiana y eclesial. 

Se responde: «Según el modelo expuesto en la parábola del buen Samaritano, la caridad cristiana es ante todo y simplemente la respuesta a una necesidad inmediata en una determinada situación». 

Si el modelo es la parábola del Buen Samaritano, vamos a detenernos un momento en ella. 

En esto un doctor de la ley se levantó y, para ponerlo a prueba, le preguntó: -Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? Jesús le contestó: -¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué es lo que lees? Respondió: -Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, con toda tu mente, y al prójimo como a ti mismo. Entonces le dijo: -Has respondido correctamente: obra así y vivirás. Él, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: -¿Y quién es mi prójimo? Jesús le contestó: -Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó. Tropezó con unos asaltantes que lo desnudaron, lo hirieron y se fueron dejándolo medio muerto. Coincidió que bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verlo, pasó de largo. Lo mismo un levita, llegó al lugar, lo vio y pasó de largo. Un samaritano que iba de camino llegó adonde estaba, lo vio y se compadeció. Le echó aceite y vino en las heridas y se las vendó. Después, montándolo en su cabalgadura, lo condujo a una posada y lo cuidó. Al día siguiente sacó dos denarios, se los dio al posadero y le encargó: Cuida de él, y lo que gastes de más te lo pagaré a la vuelta. ¿Quién de los tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los asaltantes? Contestó: -El que lo trató con misericordia. Y Jesús le dijo: -Ve y haz tú lo mismo. 
Lucas 10, 24-37 

Algunos rasgos de nuestra acción a la luz de este texto: 

 Lo vio: estar con los ojos abiertos, para descubrir en profundidad lo que le ocurre a la persona. 
 Se compadeció: ver con los ojos del corazón, comprendiendo el dolor y el sufrimiento. 
 Le echó aceite y vino en las heridas y se las vendó: la asistencia básica. 
 Montándolo en su cabalgadura: renuncia a lo suyo: sus cosas, sus proyectos, … 
 Lo condujo a una posada y lo cuidó: la promoción de la persona desde el acompañamiento
 Sacó dos denarios, se los dio al posadero y le encargó, cuida de él: implicación de otros, implicación de la comunidad. 

Continúa el número de la Encíclica “Dios es amor”: «Las organizaciones caritativas de la Iglesia, comenzando por Cáritas han de hacer lo posible para poner a disposición los medios necesarios y, sobre todo, los hombres y mujeres que desempeñan estos cometidos». Y desarrolla las siguientes características: 

 Competencia profesional: que sepan hacer lo más apropiada. 
 Formación del corazón: para una dedicación al otro con una atención que sale del corazón, para que el otro experimente su humanidad. 
 Movidos por el amor de Cristo, que despierta el amor al prójimo. Hace visible ese amor. 
 Hacer el bien gratuitamente. El amor es gratuito por ser un amor recibido. 
 Desde la humildad: no adopta una posición de superioridad ni pretende mejorar el mundo en primera persona y por sí sólo. 

Personas movidas ante todo por el amor de Cristo, personas cuyo corazón ha sido conquistado por Cristo con su amor. 
Deus caritas est 33.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *