-

-

viernes, 26 de septiembre de 2014

Stabat Mater Dolorosa

Pulsa para escuchar el Stabat Mater Dolorosa de Pergolesi
      Stabat Mater dolorosa
Iuxta crucem lacrimosa,
Dum pendebat filius.
Cuius animam gementem
Contristatam et dolentem
Pertransivit gladius.

      Cruces de los que huyen de la muerte por los caminos de la vida con el rostro abatido

      Cruces de las vidas sesgadas por los terrorismos

      Cruces de aquellos a los que la manipulación endurece su rostro  y aprietan los gatillos

      Cruces de los desesperanzados

      Cruces de los que perdieron el horizonte de la dignidad

     Cruces de los desempleados de larga duración

     Cruces de los que se la juegan en una patera

     Cruces de las miradas apagadas por la enfermedad

     Cruces fatigosas de la tercera edad

     Cruces inapreciables bajo el maqujillaje en el rostro de las mujeres maltratadas


     Cruces de las injusticias, de la violencia, de la desidia, del olvido, de los excluidos, de las minorías, de las amenazas raciales, de las limpiezas étnicas, de las mujeres objeto, de los que, para algunos, son  menos que nada: los no nacidos, de las epidemias, de las desigualdades, de los marginados, de los desplazados, de los suprimidos, del hambre, de la explotación laboral, de los que no cuentan porque son improductivos...  



Las cruces nos la encontramos a diario a mitad de camino entre lo normal y lo cotidiano. No son cruces artísticas ni tienen a un Cristo de esmerada belleza académica. Son nudosas, toscas, y pesan. En ocasiones nos escandaliza ver en ellas a parte de la humanidad sufriente. Pero esas emociones que nos generan duran lo que el Via-Crucis de las noticias.



“¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?         (1 Cor.15, 55). 

Estaba la Madre dolorosa
junto a la Cruz, lacrimosa,
mientras pendía el Hijo.
Cuya ánima gimiente,
contristada y doliente
atravesó la espada.

Como María, debemos ser, también nosotros, siervos de la liberación. En el mundo en que vivimos, aún persiste el rostro de la humillación y de la opresión:

¿Qué interrogantes nos proponen los rostros de los excluidos?

¿Cómo responder a ellos?


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *