-

-

jueves, 11 de septiembre de 2014

Muere en la cruz




XI ESTACIÓN

JESÚS MUERE EN LA CRUZ


Muerte, destrucción, enfermedad, soledad, tristeza, y desesperanza nos rodean por doquier. Una gran parte de los recursos de la tierra siguen empleándose al servicio de la muerte. La industria armamentista devora inmensas sumas de la renta nacional de muchos países. Las reservas de armas convencionales y nucleares crecen día a día. Millones de personas se ganan la vida fabricando ingenios que, si alguna vez se usan, sólo producirán la muerte. 

Pero el poder de la muerte es mucho más sutil y omnipresente que esas fuerzas explícitamente brutales de destucción. Las fuerzas de la muerte no sólo son visibles en la violencia que impera en muchas familias y barrios, sino además forman parte de determinadas maneras que tiene la gente de relajarse y divertirse.

Jesús murió aplastado por los poderes de la muerte: no sólo por la cobarde sentencia de Pilato y la cruel tortura y crucificcón a que le sometieron los soldados romanos, sino también por los poderes y principados de este mundo, pero de ese modo eliminó el aguijón de la misma muerte. Y a quienes creen en él les dió el poder  de ser hijos de Dios y de participar en esa vida en la que la muerte ya no tiene dominio alguno.

El gran desafío de la vida cristiana es decir “si” a la vida aun en los detalles más mínimos y aparentemente insignificantes. Constantemente tenemos que elegir entre estar a favor o en contra de la vida, compartir o acaparar, herir o sanar. Jesús, en cuyo corazón tenían cabida nuestros más ocultos pensamientos, con su muerte triunfó sobre las fuerzas de la muerte, y “liberó a todos cuantos, por temor a la muerte, estaban de por vida sometidos a esclavitud”.

Señor nuestro Jesucristo, tu no has vacilado en entregarte en las manos de los verdugos y de partir el suplicio de la cruz por nosotros. Tu cruz es luminosa. Tu cruz es fuente de gracia y de vida que brota para todos los hombres.

Señor, que todos los hombres reciban la salvación que nace de tu cruz.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *