-

-

domingo, 7 de septiembre de 2014

La mesa de la vida


María, la Virgen Madre de Dios, gritó en el Magnificat:

"A los hambrientos llenó de bienes"
(Lc 1,35)

Escuchemos nosotros su grito, mientras compartimos el pan, sabiendo que nos toca compartirlo también en la mesa de la vida. en una sociedad como la nuestra en la que se amplian la diferenciaa entre los cada vez más ricos y los cada vez más pobres.

Volvamos a la realidad del cuerpo de Cristo desgarrado y partido, y ante él seamos sensible al dolor de nuestros hermanos, trabajemos por superar las diferencias que creamos con nuestras injusticias, sacudamos las conciencias de quienes haga falta, y llamemos a la responsabilidad.


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *