-

-

domingo, 14 de septiembre de 2014

Atraeré a todos hacia mí


Es domingo, es el día del Señor, es la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.
Tú miras la cruz por mirar a quien en ella ha sido crucificado, pues en él está tu salvación, tu vida, tu resurrección. No dejas de ir a esa cruz, porque te atrae quien en ella ha sido elevado.  No dejarás de abrazarla, porque todo en ella te habla de amor, del amor sin medida con que Dios te ama, amor revelado en el empobrecimiento de la encarnación, en la vida y en la muerte de Jesús.
No dejaremos de mirar esa cruz, no dejaremos de ir hacia ella, no dejaremos de abrazarla, pues no queremos dejar de adorar y bendecir al Señor que en ella nos ha redimido.
Hoy, lo que por la fe vivimos en admirable e inefable comunión con Cristo resucitado, no olvidamos que de muchas maneras su cruz sigue levantada, y el Señor sigue crucificado en su cuerpo que es la Iglesia, y en su cuerpo que son los pobres.
Ponedle nombre a la cruz, y no dejéis de dárselo también a los crucificados. Los encontraréis clavados en las razones de las guerras, en las reglas del sistema económico, en el humilladero de las fronteras, en la crueldad de las cuchillas que cierran el paso a los hambrientos, en la fragilidad de pateras, balsas, cayucos, barcones. 
Quiero pensar, queridos, que también en la cruz de esos crucificados Cristo se acerca a nuestra vida para hablarnos del Padre y de amor; en los pobres, el Señor es levantado delante de nuestros ojos para que, al mirarlo, al amarlo, al cuidar de él, quedemos curados; quiero pensar que, en cada crucificado, el Señor nos atrae hacia él, para que seamos semejantes a él en ternura, en compasión, en misericordia.
Si Cristo nos atrae en los pobres, estaremos con él para siempre.
Feliz domingo.
Arzobispo +Diócesis De Tánger 


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *