-

-

sábado, 2 de agosto de 2014

Hacer: El compromiso

No todo el que me diga: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos...

Así pues, toda comunidad está llamada a la acción, a la misión de la construcción del Reino. No basta con ser signos del Reino viviendo comunitariamente todo lo que antes hemos visto. Es preciso salir del útero cálido del grupo y andar por la vida. El compromiso se abre y nos reta en dos vertientes: en la Iglesia y en la sociedad.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *