-

-

martes, 19 de agosto de 2014

Desafío contra la precariedad

Hace ya casi un año, en Septiembre del 2013, la segunda visita apostólica realizada fuera de Roma por el papa Francisco, fue a una de las regiones de Italia más golpeadas por la crisis económica. Allí, realizó fuertes definiciones de contenido político y social, reclamando empleo digno y condenando el sistema económico que tiene como ídolo el dinero.



Luchemos todos juntos contra el ídolo dinero, contra un sistema sin ética, injusto, en el que manda el dinero”, exhortó, y expresó su solidaridad con los jóvenes desempleados, los que tienen un trabajo precario, los empresarios y comerciantes con problemas para seguir adelante”.

¡Coraje!", les digo, " ¡Coraje! Tenemos que encarar este desafío histórico con solidaridad e inteligencia”, alentó.



En esa línea, Francisco Lorenzo, Coordinador de Estudios Sociológicos de Cáritas Española y de la Fundación FOESSA, este pasado junio, decía: "Las recetas para combatir la pobreza en España pasa por la creación de empleo digno y no precario y por la política de redistribución de ingresos".

NOSOTROS con coraje PROPONEMOS:



No podemos soslayar que, si la falta de empleo es uno de nuestros grandes problemas, su precariedad soluciona poco, toda vez que provoca un notable impacto negativo, como la tensión, la sensación de injusticia por la desigualdad e, incluso, el resentimiento hacia la sociedad. Además, el empleo precario, e inestable por su temporalidad, puede generar problemas de identidad, al no rubricar en el trabajador su pertenencia a un grupo laboral estable, impidiendo su desarrollo personal y profesional de forma clara y estable. Todo ello sin contar con su impacto en contra de la salud, ya no solo por la ansiedad o depresión que puede generar la incertidumbre de futuro, puesto que puede incrementar los riesgos de accidentes laborales.

¡Coraje!
Nosotros proponemos:


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *