-

-

domingo, 31 de agosto de 2014

Compartiendo

"...tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama". Quien hablaba así era Santa Teresa, en su Libro de la Vida, refiriéndose a la oración. Esa llamada desde el interior, invitación constante y paciente, a establecer una relación personal e íntima con Dios, en la verdad, en la pobreza, y la sencillez del que carece de defensas y se entrega a ese encuentro amoroso entre el hombre que espera a "Aquel que está más presente a ti que tú mismo" (San Agustín).

Retomando a Santa Teresa, decía que para ella era "un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como desde dentro de la alegría".

Pero, por muy íntima que sea esa relación, no debemos olvidar su dimensión comunitaria. Ante Dios nos presentamos solidariamente con mis hermanos: "Vosotros rezad así: Padre Nuestro..." (Mt 6,7-15).

A lo largo de todo este blog tratamos a Jesús como nuestro modelo de entrega y servicio a los demás, explícita o implícitamente. Sin embargo, no se nos debe olvidar que Él, ora con frecuencia al Padre, madruga, se retira, nos enseña a orar y muere orando. Si llegados al punto de querer entregar parte de nuestro tiempo a nuestros hermanos, sabiendo que el que empleemos no puede ser sustituido por nada, tenemos que tener la convicción de estar dispuesto a darlo igualmente para la oración. 

Así, si siempre os estamos animando a interrogar y escuchar la Palabra de Dios, celebrando su Amor e implantando por doquier su caridad, en profundidad y coherencia evangélica, hoy proponemos que os unáis a compartir con nosotros unos minutos para algo tan profundo y tan elemental al mismo tiempo como lo es la oración, tomando como fondo el tweet visto hoy, para que os acerquéis a conocerlo, asimilarlo y vivirlo, como en él se dice, sonriente y alegre, sabiéndose útil y servicial.

Quienes piensan y trabajan por un mundo más justo y más fraternal, sólo pueden, siguiendo su modelo, ser gentes sonrientes y alegres.







Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *