-

-

miércoles, 9 de julio de 2014

Reto


Tenemos un gran reto en esta Aldea Global, que llamase McLuhan, en la que -como él decía- "el medio es el mensaje". Pero en la que se da la paradoja de acecharnos, cuanto mayores son los medios de comunicación para acercar a las personas, la soledad que nos rodea y el individualismo pragmático.
Tenemos el reto de dar a conocer las bienaventuranzas sin que nos tomen por locos, y no podemos hacerlo, en palabras de Luis González-Carvajal,  ni individualmente, ni desde comunidades adocenadas.

"Las bienaventuranzas resultan huecas, cuando no alienantes o burlescas, si no son proclamadas por una Iglesia samaritana, solidaria con las víctimas y que escucha en los gemidos de los afligidos la voz del mismo Jesús" (Rafael Aguirre, Bienaventurados los afligidos, porque serán consolados).

Están en gran medida en contradicción con la cultura dominante; sin embargo, si queremos avanzar en su construcción, sin hacer castillos en el aire, debemos pasar del "pragmatismo gris de la vida cotidiana de la Iglesia, en el que aparentemente todo continúa con normalidad, pero en realidad la fe se consume y decae en lo mezquino" (Ratzinger), a vivirlas. Nosotros somos el medio.

Inquietante.



Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *