-

-

lunes, 28 de julio de 2014

El incomprendido rechazado

He aquí que el SALVADOR (VER ENLACE), que cogió el tren del Compromiso, para constatar su INSEGURIDAD (VER ENLACE), empezó a caminar entre los pobres, y va descubriendo lo difícil que es entenderlos y dar con sus motivaciones. Es un nuevo momento de desánimo, en el que llega a preguntarse si de aquí se puede sacar algo bueno, y le aflora la tentación de abandonar este mundo como Pedro de Roma.

Sus dudas incluso las alimenta el rechazo de aquellos a quienes ha ido a socorrer, sin pensar que, de la misma manera que a él le cuesta entenderlos, ellos pueden tardar en entender las aspiraciones del que ha ido a recalar entre ellos.

La desconfianza convierte al salvador inseguro que está con ellos, en un incomprendido rechazado, porque incomprensible es a nuestros ojos, y a los de ellos, que se llene de barro sus pies descalzos, cuando podría estar mejor del otro lado.


Las preguntas de todos es un proceso de inculturización. Sin saberlo ninguno, el salvador, ha comenzado a recorrer un camino de interacción. Ha salido en misión. Este camino, el de evangelizar, es hacer el recorrido del Verbo (Fil 6, 2-11) 

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *