-

-

sábado, 26 de julio de 2014

Dos caminos a elegir y un mismo destino

"SI ESCALO EL CIELO, ALLÍ ESTÁS TÚ; SI ME ACUESTO EN EL ABISMO, ALLÍ TE ENCUENTRO"
(Salmo 138.8)






"Es aquí y en esta intemperie donde se descubre el solo Dios basta que no niega al hombre sino que lo relanza. Es aquí donde se puede descubrir al pobre como hermano y como Dios que sale al encuentro, no solo para darle de comer, de beber, vestir o visitar, sino para dejarnos querer por El, con mayúscula. Sólo así Dios es sujeto y no sólo receptor pasivo"
(José Luis Segovia "Josito", sacerdote diocesano y abogado)



Sólo desde aquí cabe preguntarse, si Dios es en verdad la esperanza de los pobres... ¿cómo puede ser también mi esperanza?


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *