-

-

miércoles, 20 de junio de 2012

M I S I O N E S

Posted: 19 Jun 2012 04:06 AM PDT

OMPRESS-DUBLÍN (19-6-12) El pasado domingo 17 de junio concluyó en Dublín, Irlanda, el 50° Congreso Eucarístico Internacional sobre el tema: "La Eucaristía: Comunión con Cristo y entre nosotros", evento eclesial que Benedicto XVI había definido el miércoles pasado como "una valiosa ocasión para reafirmar la centralidad de la Eucaristía en la vida de la Iglesia".
Para su clausura el Papa envió un videomensaje en el que se dirige a sus participantes "con gran afecto en el Señor". En efecto, al saludar a todos los que se han reunido en Dublín, en especial al Cardenal Brady, al Arzobispo Martin, al clero, a las personas consagradas, a los fieles de Irlanda y a todos los que viajaron desde lejos para apoyar a la Iglesia en Irlanda con su presencia y oraciones, el Santo Padre afirma que el tema de este Congreso nos lleva a reflexionar sobre "la Iglesia como misterio de comunión con el Señor y con todos los miembros de su cuerpo".
Refiriéndose a la Eucaristía, el Pontífice recuerda que "la Eucaristía es el memorial del sacrificio de Cristo en la cruz; su cuerpo y su sangre instauran la nueva y eterna Alianza para el perdón de los pecados y la transformación del mundo. Durante siglos, Irlanda ha sido forjada en lo más hondo por la santa Misa y por la fuerza de su gracia, así como por las generaciones de monjes, mártires y misioneros que han vivido heroicamente la fe en el país y difundido la Buena Nueva del amor de Dios y el perdón más allá de sus costas. Sois los herederos de una Iglesia que ha sido una fuerza poderosa para el bien del mundo, y que ha llevado un amor profundo y duradero a Cristo y a su bienaventurada Madre a muchos, a muchos otros. Vuestros antepasados en la Iglesia en Irlanda supieron cómo esforzarse por la santidad y la constancia en su vida personal, cómo proclamar el gozo que proviene del Evangelio, cómo inculcar la importancia de pertenecer a la Iglesia universal, en comunión con la Sede de Pedro, y la forma de transmitir el amor a la fe y la virtud cristiana a otras generaciones. Nuestra fe católica, imbuida de un sentido radical de la presencia de Dios, fascinada por la belleza de su creación que nos rodea y purificada por la penitencia personal y la conciencia del perdón de Dios, es un legado que sin duda se perfecciona y se alimenta cuando se lleva regularmente al altar del Señor en el sacrificio de la Misa".
Al concluir su mensaje a los que participaron en este importante evento eclesial Su Santidad ruega que el Congreso sea para cada uno de ellos "una experiencia espiritualmente fecunda de comunión con Cristo y su Iglesia", y anuncia la sede del próximo Congreso Eucarístico Internacional que se celebrará dentro de cuatro años en Filipinas.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *